• JORGE EDUARDO RODRIGUEZ

UNA PALABRA QUE DEBE HABITAR



Autor: Dr. Jorge Rodriguez-Sierra


 Colosenses 3:16 RVR60

16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.



INTRODUCCIÓN

Lo que entra a nuestras mentes es lo que domina nuestros pensamientos y es lo que eventualmente va a salir de nuestras bocas y va a dirigir nuestras acciones. Desde hace muchos años se nos ha dicho que la nutrición es una parte esencial para tener una vida saludable, si uno consume alimentos no ideales la persona es mas propensa a padecer problemas de salud que pueden ir desde simples hasta llevar a una persona a la muerte. Jesús dijo que el hombre no solo vive de lo que come sino que deberíamos de alimentarnos de la Palabra de Dios, la nutrición espiritual es aun mas esencial para que el hombre goce de salud mental y emocional.


El versículo 16 del tercer capitulo de la carta de Pablo a la Iglesia de Colosa forma parte de un conceptob que Pablo viene desarrollando sobre la lucha que tiene el hombre que se ha convertido con su vieja naturaleza, por ello se le da la orden de que tiene que hacer morir de su vida el pecado (Colosenses 3:5). Pablo deja establecido que antes este era el estilo de vida que tenían (Colosenses 3:7) pero que ahora en sujeción al Señor Jesús son ordenados a vivir en obediencia a sus mandatos (Colosenses 3:10, 12), perdonando al prójimo sus ofensas (Colosenses 3:13), mostrando amor a los demás (Colosenses 3:14) y siendo la paz de Dios quien dirija la vida de este cristiano (Colosenses 3:15).


Una vez establecido como debe de vivir el cristiano, la pregunta que surge es ¿existe un manual donde pueda dirigirme e instruirme para poder vivir esta nueva vida? Pablo categóricamente nos dice que si en este versículo y nos da las claves de como vivir la vida cristiana y lo que esta lleva a producir en el hombre.



UNA PALABRA CON MENSAJE


“La palabra de Cristo...”


La clave para vivir una vida santa esta contenida en una palabra que da un mensaje. “Logos” es la palabra griega usada por Pablo en esta verdad que nos da a conocer. “Logos” significa mensaje, discurso, enseñanza. Juan al empezar el Evangelio nos dice que Jesús es el “logos” y que él es Dios: “En el principio era el Verbo (logos), y el Verbo (logos) era con Dios, y el Verbo (logos) era Dios.” (Juan 1:1).


Inmediatamente Pablo nos dice que esta palabra no es cualquier mensaje o enseñanza en general, sino que esta conectada en una relación intima con una persona, es el mensaje que Cristo pronuncio y comunico, Jesús es la comunicación final de Dios de la verdad sobre si mismo. La palabra de Cristo es el mensaje que tenemos en todas las Escrituras.


Esta palabra es la que en los Evangelios describen en forma general lo que Cristo al hablar enseñaba durante su ministerio: “E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra.” (Marcos 2:2) lo que implica las buenas noticias. Es considerada por Cristo en la parábola del sembrador como una semilla que da fruto: “El sembrador es el que siembra la palabra.” (Marcos 4:14). Era lo que Pablo comunicaba: “Y habiendo predicado la palabra en Perge, descendieron a Atalia.” (Hechos 14:25), la predicación se basaba en dar el mensaje de las buenas nuevas que hay en Cristo.


Cristo vino afirmar el mensaje del Antiguo Testamento que comunico a través de hombres inspirados como profetas, reyes, lideres militares y religiosos y en el Nuevo Testamento nos habla en forma directa en los Evangelios y en los demás libros por medio de sus discípulos y este mensaje nos presenta a Cristo como Dios y Salvador: “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, ...” (Hebreos 1:1-3)




UNA PALABRA QUE MORA


“La palabra de Cristo more...”


La enseñanza de Cristo que es el mensaje que comunico en su ministerio en la tierra y que ahora podemos saber al leer las Escrituras debe de morar. Morar es un verbo presente, singular e imperativo; lo que nos dice que es una orden dada a la persona en forma directa, no hay forma de evadirlo. Morar significa habitar o vivir en, ser un habitante de, es permanecer, es sentirse en casa. Warren Wiersbe nos dice: “Si hemos experimentado la gracia y la paz de Cristo, entonces la Palabra de Cristo se sentirá a gusto en nuestro corazón. Descubriremos la gran riqueza de la Palabra manifestada en los tesoros espirituales que dan valor a nuestra vida.” (1).


Lo que Pablo nos esta diciendo al principio de este enunciado es que el mensaje de Cristo debe ser un residente de nuestras mentes y corazones, no debe ser un invitado ocasional al que no se le conoce bien, todo lo contrario es alguien que se le conoce perfectamente porque interactuamos con este mensaje en forma continua, al vivir con él no hay forma de evitarlo o no estar expuesto a él.


Dios desea que su palabra viva y sea una parte fundamental de sus hijos, que estén saturados de ella, que este siempre presentes en sus mentes y corazones.


(1) Wiersbe, W. W. (2003). Completos en Cristo: Estudio Expositivo de la Epístola a los Colosenses (p. 119). Editorial Bautista Independiente.



UNA PALABRA QUE ABUNDA


“La palabra de Cristo more en abundancia...”


La palabra abundar implica la distinción de tener una gran cantidad de algo en posesión, ser rico en ello, tener algo en forma mas que suficiente. Así que las palabras que Cristo comunico deben ser algo que se tenga en gran cantidad, el mensaje de Dios no debe de faltar o estar en nula o pobre cantidad. El mensaje bíblico nunca debe ser subestimado. Respecto a las iglesias lamentablemente al predicar lo han reemplazado con palabras humanas llenas de pensamientos positivos, de opiniones personales, se prefiere presentar entretenimiento, prefieren cantar una hora y solo se le deja un mínimo tiempo a la exposición cuidadosa de los pasajes bíblicos explicando el contexto y en poniendo en forma mas accesible de entender lo que Dios nos dice. Respecto al individuo para que abunde la palabra de Cristo se requiere de disciplina al decidir invertir tiempo en leerla, estudiarla, meditarla, memorizarla. Lo que abunda en las mentes en la actualidad es lo que comunican los medios electrónicos, la lectura bíblica ha sido relegada y reemplazada por toda forma de diversión y entretenimiento. Solo basta ver como esta de cabeza la comunidad científica que afirma que hay mas de dos sexos, que las matemáticas no son una ciencia exacta, que el criminal es inocente para poder establecer que esto es resultado de haber hecho a un lado la verdad que se revela en el mensaje de Dios. Existe una escasez muy importante de la Palabra de Dios pero solamente el hombre es el responsable de esta condición de pobreza que padece.



UNA PALABRA PARA LOS CRISTIANOS


“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros...”


Este mensaje de Cristo que es parte de nosotros, que domina nuestros pensamientos y que lo tenemos en cantidad mas que suficiente sin que nos deba de faltar es un conocimiento que deben tener un sitio donde debe pueda ser localizado. La palabra “en” es una proposición que determina un lugar especifico, nos dice que no esta en movimiento que esta perfectamente localizado, esta en unión con, es parte del interior, descansa y reposa en un sitio. Ese lugar fijo donde habita en gran cantidad la Palabra de Cristo es en vosotros, termino que usa Pablo para referirse al cristiano, no debemos de olvidar que esta carta fue escrita a creyentes de una iglesia. No es tanto lo que la persona tiene de la Palabra de Dios sino cuanto la Palabra de Dios tiene de la persona.


En pocas palabras el mensaje de Dios debe estar contenidos en nosotros, debe ser una parte esencial. Lo que dejamos que entre en nuestra cabeza y corazón es lo que va a dominarnos y es lo que va a salir de nosotros.


No solo es saber, es conocerlo íntimamente, es ser moldeados por la verdad de Dios, es vivir de acuerdo a lo que él nos manda. Es imposible obedecer lo que no se conoce. La palabra de Dios esta localizada en nuestro ser.



UNA PALABRA QUE INSTRUYE


“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros…”


Pablo nos afirma que estas palabras de Cristo son para enseñarnos y nos exhortarnos entre nosotros. Estas palabras nos dicen que debemos ser ricos en todo lo que dicen las Escrituras con ello conocemos a la perfección lo que debemos de hacer, como debemos de actuar, como debemos de hablar, como podemos enfrentar la vida, como debemos de navegar en los días difíciles, como podemos resolver los problemas, pero no son para quedarnos con este conocimiento sino que debemos de compartirlo con los demás y que ellos a la vez también nos enseñen y exhorten.


Cuando leemos la Biblia somos instruidos, recibimos conocimientos. La Palabra de Dios es mas que historias, son palabras vivas que nos comunican un mensaje poderoso que transforma al hombre: Pablo le dijo a Timoteo: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17) Por lo que cada palabra contenida en el libro sagrado de Dios es útil, aparte de enseñarnos la verdad, nos hace ver lo que esta mal en nuestra vida, nos regaña cuando estamos equivocados, nos dice que debemos hacer, es usada para prepararnos y capacitarnos para hacer lo que es correcto. Ademas nos advierte al aconsejarnos sobre los efectos de las malas acciones, nos avisa de las consecuencias pero también nos da las promesas extraordinarias que vienen de Dios. Al conocerla nos lleva a motivarnos y advertirnos entre los cristianos, es el mejor libro de consejería. Llenarnos de la Palabra de Dios nos hace vivir en una forma diferente y mejor que los demás. El salmista nos dice que vivir de acuerdo a lo que dice la Biblia son mas que felices ya que lleva a que no se practique el pecado como estilo de vida (Salmo 119:1-3). Y entre muchas cosas mas es la herramienta para ayudarnos a caminar con firmeza en esta vida: “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.” (Salmo 119:105). La luz que nos despeja la oscuridad esta a la mano, solo tiene que abrirla y dedicarle tiempo para escuchar a Dios.



UNA PALABRA ÚTIL


“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduria, …”


La palabra de Cristo al ser una parte vital de nuestras vidas trae como consecuencia que nos hace sabios, lo que nos dice es que vamos a poder utilizar estos conocimientos que Dios nos da en forma adecuada, la mente del cristiano esta perfectamente equipada para tomar las decisiones correctas y en forma oportuna. La palabra griega usada por Pablo es “sophia” que Arsitoteles defino como “el mas perfecto de los modos del conocimiento, no solo de las conclusiones, sino también de los principios primeros”, en otras palabras es el conocimiento consumado de los ordenes mas exaltados. “Sophia” es conocimiento ultimo, el conocimiento de Dios y representa el mayor alcance de la mente humana.


Si quiere sabiduria esta es la forma de adquirirla: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.” (Proverbios 1:7) empiece por respetar a Dios. Dios es la fuente que da sabiduria cuando se enfrentan las pruebas: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (Santiago 1:5)



UNA PALABRA EXPRESIVA


“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduria, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.”


Cuando la palabra y el mensaje de Dios satura nuestra mente entonces de nosotros lo que va a salir es alabanzas a Dios. Que importante es el orden que Dios nos da respecto a la alabanza, primero nos debemos de llenar de su Palabra y después cantamos. Es increíble que ahora se diga en las iglesias que es necesario cantar como el método efectivo para preparar a las personas para escuchar el mensaje predicado, incluso muchos piensan que esto es en referencia a un pasaje bíblico pero en realidad no existe. Esto solo refleja la enorme ignorancia que tenemos de las Escrituras. No entienda mal, la alabanza a través de los cantos y la música es una parte esencial en la vida del cristiano pero para expresar a Dios esta alabanza en forma apropiada debe ser el resultado de habernos llenado primero de su mensaje, de la Palabra de Dios.


La forma en que debemos de cantar es con gracia, esto nos habla de una forma de mostrar un reconocimiento de aprecio y gratitud a Dios. Como no alabarle si nos da el conocimiento perfecto para vivir una vida extraordinaria que no esta limitada por las circunstancias en las que se vive y que tenemos prometida una vida aun mas extraordinaria en la eternidad. Recibimos de gracia de gracia damos a Dios (Mateo 10:8), Dios nos da lo que no merecemos y en virtud de ello le alabamos no para esperar una recompensa sino porque Dios es digno de ser alabado por su bondad y amor mostrado a nosotros.


La alabanza sale desde lo mas profundo de nuestro ser, donde radica nuestra voluntad, emociones y conocimiento. Esta es una alabanza interna que nos inunda y que esta solamente dirigida a Cristo a quien reconocemos como la máxima autoridad, el dueño, el amo de nuestras vidas ya que ante él y nadie mas doblamos nuestra rodilla, Cristo es el Señor de Señor y Rey de Reyes.


En aquella época que Pablo escribió esta carta tenían a su disposición el mejor himnario, los mejores cantos que se pueden expresar a Dios, ese himnario no se ha perdido solamente no lo usamos y tristemente lo hemos reemplazado por cantos que apelan a la emoción, que su música nos llena los sentidos pero que carece del mensaje verdadero. Ese himnario perfecto es el libro de los Salmos. También en gratitud se cantaran composiciones escritas para ser acompañadas con instrumentos de cuerdas con el único enfoque de alabar a Dios.




UNA PALABRA QUE DEBE MORAR


El mensaje poderoso, excelso, oportuno, sabio, útil que nos da la Palabra de Dios y nos presenta a Cristo como Dios, Señor y Salvador es el que debe de tomar el control de nuestras vidas. Cristo se refirió a Deuteronomio 8:3 cuando dijo: “El respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” (Mateo 4:4). Hay una necesidad básica de llenarnos de lo que Dios comunica en su Palabra. Cuando Cristo fue tentado solo le basto decir escrito esta y citar pasajes del libro de Deuteronomio para vencer a Satanás (Mateo 4:1-11), es con su Palabra que Cristo vencerá a sus enemigos cuando venga con poder a establecer su reino milenial: “De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.” (Apocalipsis 19:15). La Palabra de Dios nos expone por lo que somos: “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.” (Hebreos 4:12).


La Biblia contiene 280 veces la frase “escrito esta” con ello se Dios nos hace ver la importancia que tiene Su Palabra y que para confirmar una verdad solo es necesario que ella se cita a si misma. En forma muy directa el profeta Oseas dijo de la nación de Israel: “Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio; y porque olvidaste la ley de tu Dios, también yo me olvidaré de tus hijos.” (Oseas 4:6)


Quisiera hacer una observación de como este versículo empieza hablándonos de lo que debemos hacer en lo privado, llenarnos de la Palabra de Dios al darle prioridad. Después de este paso sigue lo que hacemos al congregarnos hay enseñanza y advertencia al compartir y predicar la Palabra en forma fiel al texto, finalmente juntos como hijos de Dios al ser impactados por estas verdades alabamos de todo corazón a nuestro Dios como un acto de gratitud.


Lo invito hoy a que juntos hagamos la decisión de tomar el tiempo de leer este libro divino que contiene todo lo que necesitamos, que resuelve dudas, que capacita, que da dirección, que da consuelo, que da esperanza, que muestra el camino que conduce a la vida eterna. La Biblia se trata de Cristo, es la historia mas poderosa jamas registrada que nos muestra el inicio de este mundo y la creación del hombre hasta el final que cada hombre va a enfrentar ya sea en el infierno o al lado de Dios en una nueva tierra. No terminemos viviendo vidas a medias por desconocer lo que nos dice la palabra de Dios por no tener contacto con ella y aun mas importante no terminemos muriendo eternamente por falta del conocimiento que nos muestra a Cristo como el único y suficiente Salvador.




Le invito a comuncarse conmigo con sus preguntas y comentarios a: esclabiblia@gmail.com

















66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo