• JORGE EDUARDO RODRIGUEZ

EVIDENCIAS DE LA RESURRECCION

Autor: Dr. Jorge Rodriguez-Sierra 1 Corintios 15.12–19



INTRODUCCION

Todo lo que creemos de Jesús es imposible sostenerlo si no hay evidencias de que en realidad resucitó. La resurrección de Jesús es muy importante ya que confirma lo que él había dicho que al tercer día habría de resucitar, además de confirmar las profecías de las Escrituras dejando en claro y sin lugar a dudas que en realidad Él es el Hijo de Dios. Actualmente la gente se ha vuelto escéptica sobre todo a lo que la Biblia se refiere y hay gente que prefiere creer una de las siguientes explicaciones dadas a través de los tiempos para tratar de explicar la resurrección de Jesús: lo confundieron con alguien que se parecía a él, vieron visiones, vieron un fantasma, la tumba estaba vacía porque se equivocaron de tumba o el cuerpo lo movieron sus seguidores; para los que se resisten a creer que Jesús nunca murió en realidad. Cada una de estas teorías sobre lo que pasó con Jesús contradicen lo que Dios afirma en Su Palabra que Jesús resucito al tercer día después de su muerte. Las Sagradas Escrituras, la mejor herramienta que tenemos a nuestra disposición por son inspiradas por Dios y contener la verdad, nos presentan las evidencias que nos confirman que la resurrección de Jesús es un un evento histórico que debe ser creído. Por lo que sera necesario leer y escudriñar cuidadosamente para poder establecer esta verdad donde descansa la fe del cristianismo. LA IMPORTANCIA DE LA RESURRECCIÓN 1 Corintios 15.14–19 14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe. 15 Y somos hallados falsos testigos de Dios; porque hemos testificado de Dios que él resucitó a Cristo, al cual no resucitó, si en verdad los muertos no resucitan. 16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; 17 y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados. 18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. 19 Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres. Dios en Su Palabra nos dice categóricamente que la resurrección de Jesucristo nos da la esperanza viva que hay vida eterna (1 Pedro 1:3), que Dios aceptó como pago completo la muerte sacrificial de Cristo de tal manera que quito de en medio el pecado (Hebreos 9:26-28) y que en Cristo hay victoria sobre la muerte y el pecado (1 Corintios 15:55-57). Pablo nos afirma que si Cristo no resucitó entonces la fe y la predicación no tiene ningún beneficio, no tiene propósito, es una mentira y es carente para ofrecer algo bueno; el mensaje del evangelio se basa en la muerte y resurrección de Cristo y anunciar que este evento ocurrió cuando no fue así, entonces los predicadores son falsos maestros. Lo más terrible es que si Cristo no resucitó entonces el hombre que deposita su fe en Cristo no ha recibido el perdón de sus pecados y no hay esperanza de una vida eterna después de la muerte al lado de Dios, si este evento no ocurrió entonces los cristianos son las más dignos de lástima de todos los hombres. Sin embargo hay buenas noticias Cristo sí resucitó y hay evidencias más que seguras que pueden pasar bajo el análisis mas severo de que sí ocurrió este evento. EVIDENCIAS BÍBLICAS El lugar ideal al que podemos acudir para saber y conocer de la resurrección de Jesús es la Palabra de Dios. Jesús afirmó que las Escrituras son verdad por lo tanto es una fuente totalmente confiable (Juan 17:17). El apóstol Pablo nos dice que toda la Escritura es inspirada (dictada) por Dios (2 Timoteo 3:16) y el apóstol Pedro en su segunda carta lo vuelve a confirmar estableciendo que lo escrito no tiene origen en la voluntad humana (2 Pedro 1:20-21). Por lo tanto lo escrito sobre la resurrección en las Sagradas Escrituras es Dios quien lo está comunicando y sabemos que su Palabra es infalible y como Dios no miente podemos creerle con absoluta confianza (Tito 1:2). En el Evangelio de Mateo es donde encontramos el primero de muchos pasajes que declaran que Jesús volvió a la vida después de morir (Mateo 28:5-7), esto es más que suficiente para establecerlo como un evento verídico para los que creemos, pero Dios nos dejo muchas pruebas más a través de los otros autores del Nuevo Testamento, quienes nos dicen que Jesús después de muerto se presentó en persona y demostrando que Él estaba vivo (Hechos 1:3). Las Sagradas Escrituras nos presentan las siguientes evidencias: A)EVIDENCIAS FÍSICAS 1) JESÚS MURIÓ Juan 19:31-34 “Entonces los judíos, por cuanto era la preparación de la pascua, a fin de que los cuerpos no quedasen en la cruz en el día de reposo (pues aquel día de reposo era de gran solemnidad), rogaron a Pilato que se les quebrasen las piernas, y fuesen quitados de allí. Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua. Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis.” Los religiosos judíos tenían que celebrar la Pascua en los siguientes días y por lo tanto querían que Jesús muriera ese mismo día que lo crucificaron, por ello pidieron que sus piernas fueran quebradas para acelerar su muerte. A los dos ladrones que estaban al lado de Jesús les quebraron sus piernas más cuando llegaron a él los soldados romanos, expertos en realizar este tipo de castigo, traspasaron su costado con una lanza asegurándose que Jesús estaba muerto. Este hecho fue presenciado por el mismo Juan quien lo describe en este pasaje dando con ello validez de un testigo directo. No queda duda alguna que Jesús murió en la cruz. 2) JESÚS NO ERA UN ESPÍRITU Lucas 24:37-43 “Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. Y diciendo esto, les mostró las manos y los pies. Y como todavía ellos, de gozo, no lo creían, y estaban maravillados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? Entonces le dieron parte de un pez asado, y un panal de miel. Y él lo tomó, y comió delante de ellos.” Jesús cuando se les presentó a sus discípulos después de haber resucitado pensaron que era un espíritu o un fantasma. Para no dejar dudas Jesús les demostró que era de carne y hueso, para ello los invito a ver y tocar las marcas en su cuerpo que le habían dejado al estar en la cruz e incluso se sentó y comió con ellos. Un espíritu no tiene cuerpo, ni cicatrices y mucho menos come. Jesús dejo pruebas evidentes de su resurrección al presentarse físicamente ante sus discípulos. B)EVIDENCIAS OCULARES 1 de Corintios 15:3-8 “Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.” El apóstol Juan nos dice que Jesús se presentó en persona a sus discípulos después de la resurrección en tres ocasiones (Juan 21:14). Pablo en su primera carta a la Iglesia de Corinto nos afirma que más de quinientas personas al mismo tiempo vieron a Jesús vivo después de haber muerto en la cruz, incluso cuando se escribió esta carta muchos de estos testigos seguían vivos, así que los de la ciudad de Corinto podían mandar a alguien a buscarlos para confirmar lo que Pablo estaba diciendo. Algo importante para destacar es lo poco probable que más de 500 personas se pongan de acuerdo para decir una mentira sin que sean descubiertos. Ademas es difícil pretender ser alguien más frente a tantas personas, no debemos olvidar que Jesús era una figura pública conocida por muchísimas personas que no solo lo habían visto sino que habían convivido con él, por esto podemos estar seguros que a la persona que vieron era el mismo Jesús quien había muerto recientemente (Hechos 10:39-41). C)EVIDENCIAS EN EL CAMBIO DE ACTITUD 1) JACOBO Y JUDAS Jacobo es mencionado en dos Evangelios como el medio hermano de Jesús (Mateo 13:55/Marcos 6:3) y él junto con sus otros hermanos no creyeron en Jesús (Juan 7:5). El Evangelio de Marcos nos dice: “Cuando lo oyeron los suyos, vinieron para prenderle; porque decían: Está fuera de sí.” (Marcos 3:21). La palabra suyos usada por Marcos es un término griego que en forma estricta se refiere a la familia cercana, creían que Jesús había perdido la razón, en otras palabras que estaba loco. Cuando Jesús encargó a su madre al estar en la cruz, no lo hizo a su medio hermano que le seguía en edad como era de esperarse, sino al apóstol Juan, así que el día mas terrible e injusto para Jesús su familia lo abandono. Pero Jacobo experimento un cambio radical en su conducta hacia Jesús, ya que después de su muerte Jacobo lo vio vivo como lo afirma Pablo en su primera carta a los Corintios (1 Corintios 15:7) y ahora este hombre que en un principio acusaba a su medio hermano de estar loco y que lo había abandonado, se nos dice que junto con su madre y sus hermanos estaban unidos con los discípulos en oración (Hechos 1:14). Finalmente este medio hermano de Jesús se convirtió en una de las columnas de la Iglesia en Jerusalén junto con los discípulos (Gálatas 1:19, 2:9), incluso Pablo al nombrar a los dirigentes de la Iglesia pone a Jacobo antes que al mismo Pedro. Jacobo el incrédulo inicial se convirtió en un líder de la Iglesia que proclamaba a Jesús como el Hijo de Dios. Judas también medio hermano de Jesús afirma en su carta ser siervo de Jesucristo, sabe que su protección está en él (Judas 1:1) y menciona en tres ocasiones que Cristo es su Señor (Judas 1:4,17,21). Este cambio de actitud de Jacobo y Judas solo pudo ocurrir por que ellos vieron con sus propios ojos a Jesús resucitado; ya no había duda, ellos creían que Jesús efectivamente era el Hijo Único de Dios, el Mesías prometido. 2) DISCÍPULOS DE UNA VERDAD No debemos pasar por alto la actitud de los discípulos en los momentos mas difíciles de Jesús. Estos huyeron cuando Jesús fue arrestado (Marcos 14:49-50), Pedro incluso lo negó en tres ocasiones (Mateo 26:69-74), después de que Jesús murió los discípulos tenían miedo y se juntaron en una casa queriendo pasar desapercibidos, incluso estaban encerrados para que los religiosos no los encontraran (Juan 20:19). Pero todo esto cambió, Lucas en el libro de los Hechos nos relata como Pedro se puso en pie frente a una gran multitud y les declaro con autoridad que Jesús había resucitado siendo este el mensaje central al repetirlo en tres ocasiones (Hechos 2:14, 23-24, 31-32) y ese día tres mil personas creyeron al mensaje (Hechos 2:41). Cuando Pedro fue cuestionado por el sumo sacerdote porque seguía enseñando en el nombre de Jesús, este hombre que antes se escondía de estos religiosos ahora con valor le dice que es más importante obedecer a Dios que a los hombres afirmando que Jesús había muerto para después haber sido levantado de lo muertos por Dios, de esta manera afirmado su resurrección (Hechos 5:27-32). Todos los discípulos sufrieron persecución, encarcelamiento e incluso a excepción del apóstol Juan les fue quitada la vida con violencia por creer en Jesús. En un principio los discípulos los vemos llenos de miedo para después convertirse en hombres llenos de valor,¿como fue posible esta transformación tan impresionante? ¿Porque fueron capaces de dar sus vidas por Jesús? Solo hay una razón, los discípulos fueron testigos presenciales de que Jesús había resucitado y esto les confirmo todo lo que él les había dicho y ya no hubo lugar a mas dudas que Jesús era el Hijo de Dios y así lo proclamaban por lo que ellos habían visto con sus propios ojos (Hechos 3:15). Una mentira nunca ha dado valor a nadie y si pocas personas son capaces de dar la vida por una verdad mucho menos alguien, en su mente sana, daría su vida por una mentira. 3) LA VIDA Y DECLARACIONES DE PABLO Saulo, el nombre inicial de Pablo, era un apasionado religioso judío que al ver la propagación y el crecimiento de los convertidos a Jesús, se lleno de odio al sentir que sus convicciones eran atacadas por el mensaje que apuntaba a Jesús como el Hijo de Dios decidió perseguir y matar a todo seguidor de Jesús, su objetivo era acabar de una vez y por todas con esa nueva religión, pero la vida de Pablo sufrió una tremenda transformación, el perseguidor se convirtió en el mas ferviente expositor del mensaje que apunta a Jesús como Rey y Salvador. Este cambió radical en la forma de pensar de Pablo se dio cuando vio a Jesús vivo y hablándole desde el cielo (Hechos 9:1-6) y el gran opositor de Jesús se convirtió en el máximo exponente del mensaje que proclama a Jesús como el poder de Dios y la sabiduría de Dios (1 Corintios 1:23-24) y afirma que Jesús y Dios son uno mismo (Filipenses 2:5-8, Tito 2:13); el resto de su vida la dedicó a proclamar el mensaje de las buenas nuevas que hay en Cristo a pesar de todas las dificultades que vivió incluyendo persecución, encarcelamiento y al final su ejecución todo por creer en Jesús. Ahora es el mismo Pablo quien nos da una noticia contundente y absoluta al afirmar con autoridad que Jesús efectivamente resucitó de los muertos haciendo este uno de los puntos principales de sus cartas (Romanos 6:4, 7:4, 8:34, 14:9, 1 Corintios 15:4, 12-17, 20, 2 Corintios 4:14, 5:15, Galatas 1:1, 1 Tesalonicenses 1:10). D) Evidencias actuales Aunque parezca imposible el día de hoy hay evidencias tangibles de que Jesús resucitó. La evidencia actual son las vidas cambiadas de sus seguidores. Miles de personas a través de los siglos manifiestan que todo lo que intentaron fracaso para sacarlos de la condición perdida en la que se encontraban, pero lo único que pudo operar en ellos un cambio fue cuando creyeron y depositaron su fe en Jesús; de ese momento en adelante sus vidas fueron transformadas. Vicios, estilo de vidas perversas, conductas que causan daño, formas incorrectas de ganarse la vida fueron desechados para tomar un rumbo totalmente diferente con solo creer y confesar a Jesús como Rey y Señor al arrepentirse de sus pecados. El mejor ejemplo al que deberíamos recurrir como evidencia innegable de que Jesús es el Hijo de Dios, que Él murió en una cruz y resucitó al tercer día, que Él es la verdad y el único camino a Dios, es la vida transformada que se ve en el cristiano, así lo dijo Pablo a la iglesia de Corinto: “ Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón” (2 Corintios 3:2-3). Pablo menciona que estos cristianos en su vida pasada tenían relaciones sexuales prohibidas, adoraban ídolos, eran infieles en el matrimonio, afeminados, homosexuales, ladrones, avariciosos, borrachos, blasfemos y tramposos pero ya habían sido perdonados, Dios los limpio y ahora formaban parte de su pueblo y por lo tanto estas conductas ya las habían abandonado como un estilo de vida, en otras palabras sufrieron un cambio radical (1 Corintios 6:9-11), solo el poder de Cristo puede hacer posible este cambio. UNA RESURRECCIÓN REAL Las evidencias son abrumadoras, pero para un hijo de Dios es más que suficiente que Dios lo afirme y lo diga en Su Palabra, pero para los que no quieren creer todas estas pruebas internas mencionadas deben ser más que suficientes para hacerlos pensar y reconsiderar lo que hasta el día de hoy se han rehusado a creer. La resurrección no es solo una fecha para celebrar, la resurrección es una doctrina fundamental ya que si no resucitó no podemos creer las profecías ni promesas de la Palabra de Dios. Pero la gran noticia es que la resurrección de Jesús no es un mito, no es una mentira perpetrada por mas de dos mil años. La resurrección es un hecho histórico y real, el autor a los Hebreos nos afirma que Jesús esta vivo al decir: “puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.” (Hebreos 12:2). Jesucristo está vivo: “Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.” (Apocalipsis 1:17-18). La resurrección es la base que nos confirma que Jesús es el Hijo de Dios, por lo tanto su muerte y su sangre derramada en la cruz es el pago suficiente para otorgar el perdón de pecados al hombre y de esta forma restablecer la comunión que se había perdido con Dios. UNA VERDAD QUE NO SE PUEDE NEGAR Hay algo que nadie puede negar, un día vamos a morir y la pregunta que debe hacerse es: ¿Donde pasare la vida eterna? ¿Cuál será mi destino al morir? Todos nos preparamos para vivir pero muy pocos se preparan para morir. Hoy es el día, ante estas pruebas internas tan contundentes que nos muestra Dios en Su Palabra, para que crea en Jesucristo como el Hijo de Dios, quien siendo igual a Dios renuncio a sus privilegios divinos y se humillo haciéndose humano para ir a morir en una cruz y dar su vida como rescate por el hombre que por su pecado estaba separado de Dios. Le invito a que venga con un corazón humilde a pedir perdón a Dios, reciba a Jesús como su Salvador ya que al resucitar demostró que él es Dios, venció la muerte, pago por sus pecados, le reconcilia con Dios y le promete vida eterna. Hoy los cristianos celebramos el día de victoria mas glorioso que hay, el pecado y la muerte fueron vencidos por Cristo y también puede ser un día de victoria para usted si decide depositar su fe en Jesucristo. Solo en Cristo esta la respuesta y la esperanza segura de la vida eterna. Le invito a comunicarse con nosotros con sus preguntas y comentarios a: esclabiblia@gmail.com

394 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now