• JORGE EDUARDO RODRIGUEZ

CONFIANDO EN DIOS

Actualizado: ago 11

Autor: Dr. Jorge Rodriguez-Sierra Salmos 3:1–8

En medio de las mas grandes adversidades Dios protege, salva y bendice. Salmos 3:5 “Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba.” INTRODUCCIÓN En una encuesta hecha en el 2016 en los Estados Unidos el 39.9% tenia miedo a no tener suficiente dinero para el futuro, el 38.1% temía a que un ser querido muriera, 37.5% tenia miedo a tener un colapso económico, 35.9% sentía miedo a que un familiar enferme. El miedo es un mal que quita la paz y la tranquilidad a las personas. Muchos de estos miedos son infundados y nunca a lo que se teme llega a presentarse pero entre tanto la persona se siente agobiada y lista para lo peor. Sin embargo Jesús ordeno a que no hay lugar para estar ansiosos. El Salmo 3 escrito por el Rey David podemos aprender de como enfrentar situaciones extremas y como poder vivir en paz. Para entender el contexto y las circunstancias en las que se escribió este salmo lo podemos leer en el segundo libro de Samuel en los capítulos del 15 al 17. En forma resumida esta es la situación a la que enfrentaba el rey David. Uno de los hijos de sus hijos llamado Absalon trabajo arduamente por 4 años para ganar la confianza del pueblo con el propósito de revelarse e ir a la guerra para derrotar a su padre y proclamarse el nuevo rey de Israel. Que situación tan difícil, David sabia que buscaban su muerte y la de su familia por ello decidió huir, ademas entendía que en esta guerra solo iban a morir los de su nación. Este Salmo fue escrito durante la huida de David sin aun saber que desenlace iba a tener este gran problema al que enfrentaba. Es importante explicar que este Salmo esta dividido en tres partes por la palabra Selah. Esta palabra es un invitación para hacer una pausa con la intención de invitar a meditar mas en las palabras que se acaban de cantar, para que el mensaje no se olvide y pueda quedar marcado en la mente al haberse tomado el tiempo de reflexionar en ello. CONOCIENDO EL PROBLEMA En la primera parte del salmo el rey David nos permite conocer como percibía la situación a la que enfrentaba e inmediatamente podemos ver la confianza que David tenia en Dios al recurrir a él para presentar estas condiciones adversas. 1) Multiplicación y oposición Salmo 3:1 “¡Oh Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios! Muchos son los que se levantan contra mí.” Lo primero que hace David es expresar la gran magnitud e importancia de su problema, esta frase nos indica la gran angustia que sentía David al encontrarse en un estado de circunstancias muy desfavorables. No solo las circunstancias eran desfavorables sino que un gran número de personas se estaban rebelando en contra de David. El libro de Samuel nos explica lo que estaba pasando: “Y un mensajero vino a David, diciendo: El corazón de todo Israel se va tras Absalón. Entonces David dijo a todos sus siervos que estaban con él en Jerusalén: Levantaos y huyamos, porque no podremos escapar delante de Absalón; daos prisa a partir, no sea que apresurándose él nos alcance, y arroje el mal sobre nosotros, y hiera la ciudad a filo de espada.” (2 Samuel 15:13-14). Todo el pueblo de Israel apoyaba a Absalón en su rebelión contra David, por lo que decidió huir de prisa antes de que su hijo entrara a la ciudad y los matara. 2) Sin salvación Salmos 3:2 “Muchos son los que dicen de mí: No hay para él salvación en Dios.” David nos dice lo que un gran numero de personas, al ver las condiciones que enfrentaba, dan un veredicto mas que obvio de derrota ni siquiera Dios le podía salvar. Era tan desfavorable la situación de David que la conclusión lógica fue que nada podía evitar la derrota, ni aún el único y verdadero Dios iba a poder hacer algo para rescatarlo de esta situación. David ante los ojos de la nación estaba totalmente perdido. La actitud de David y quienes le seguían nos la describe Samuel: “Y David subió la cuesta de los Olivos; y la subió llorando, llevando la cabeza cubierta y los pies descalzos. También todo el pueblo que tenía consigo cubrió cada uno su cabeza, e iban llorando mientras subían.”(2 Samuel 15:30). La actitud de David y lo que decidieron apoyarlo era de una derrota total, caminaban llorando con la cabeza cubierta y los pies descalzos. David jamás minimizo ni magnifico su situación y de esta forma se la presento a Dios, demostrando la gran confianza y dependencia que tenia en Dios. Primer Selah: Considerar la magnitud del problema por lo que es.

CONOCIENDO A DIOS David después de ponerlas en las manos de Dios, ahora procede a expresar el conocimiento que tenia de Dios y lo que representaba para él. 1) Conociendo el nombre de Dios Salmos 3:3 “Mas tú, Jehová, ...” Dios no era alguien impersonal o desconocido para el rey David, al contrario es alguien a quien conoce tan bien que lo llama por su nombre Jehová. Moisés nos dice en el libro de Éxodo: “ Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos.”(Éxodo 3:15). Jehová significa él que existe. Incluso desde el mismo principio de este Salmo David se dirige a Dios por su nombre. Esto nos habla de la relación personal que David tenia con Dios, mientras los demás afirmaban Dios no le puede salvar y no le llaman por su nombre, David le llama por su nombre y lo conocia. 2)Conociendo quién es Dios Salmos 3:3 “… eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.” David nos dice de Dios tres cosas, que es un escudo, que es su gloria y es el que va a levantar su cabeza. Primero, David reconoce a Dios como su escudo, esto nos habla de una armadura defensiva para bloquear golpes u otras formas de ataque, es una armadura que lo rodea en forma total, detrás, a través de, sobre, alrededor, nada lo puede penetrar por lo que esta totalmente a salvo de cualquier ataque. Segundo, Dios es su gloria, esta expresión nos habla quien manifiesta poder y puede dar un estado de alto honor. Tercero, Dios es quien levanta su cabeza, esta nos dice que Dios esta listo para tomar una acción contundente en respuesta a quien le pide ayuda y por lo tanto da una posición de seguridad absoluta. David conocía las cualidades de Dios, se sentía seguro bajo su protección poderosa. 3) Conociendo la respuesta de Dios Salmos 3:4 “Con mi voz clamé a Jehová, Y él me respondió desde su monte santo.” David conocía a la perfección que no necesitaba a nadie humano como intercesor para poder comunicarse con Dios, sabia que si le llamaba Dios le iba a contestar a su petición con una acción específica. David entendía que Dios, aún desde su posición de santidad y poder, le escuchaba y le iba a responder a su petición. Segundo Selah: En esta segunda pausa para meditar David quiere que se considere el cuidado, la protección, el poder, la victoria y la respuesta de Dios 4) Conociendo el cuidado de Dios Salmos 3:5 “ Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba.” David después de esta segunda pausa no cambia de tema ya que continua hablando de Dios. A pesar de todas las circunstancias adversas que estaba viviendo David, esto no fue motivo para quitarle el sueño, a pesar del dolor de ver a su propio hijo en su contra, su deseo de matarlo y de haber dejado su casa para huir, David podía no solo acostarse pero también conciliar el sueño y despertarse al día siguiente para enfrentar lo que viniera porque conocía que Dios era quien le cuidaba, le proveía para sus necesidades y le apoyaba. Que diferencia hace en David conocer todos estos atributos de Dios, como no dormir confiado y levantarse refrescado para enfrentar lo que viniera por mas malo que fuera solo por que este rey conocía a la perfección que Dios era su aliado y podía descansar en El. El salmista nos dice: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. (Salmo 46:1) y en otro Salmo lo siguiente: “Aun cuando yo pase por el valle más oscuro, no temeré, porque tú estás a mi lado. Tu vara y tu cayado me protegen y me confortan. Me preparas un banquete en presencia de mis enemigos. Me honras ungiendo mi cabeza con aceite. Mi copa se desborda de bendiciones.” (Salmo 23:4-5 NTV). David tenia una confianza absoluta en Dios porque le conocía y sabia quien iba a protegerle y quien le daría la victoria. 5) Conociendo el poder de Dios Salmos 3:6-7 “No temeré a diez millares de gente, Que pusieren sitio contra mí. Levántate, Jehová; sálvame, Dios mío; Porque tú heriste a todos mis enemigos en la mejilla; Los dientes de los perversos quebrantaste.” David no estaba temeroso, asustado o atemorizado a pesar de que tuviera que enfrentar a un numero infinito de poderosos adversarios. Ante tal despliegue de poder de parte de los enemigos de David, él podía decir con toda confianza que no era ningún problema ya que sabia en quien confiaba y que poderoso era su Dios para derrotar a cada uno de sus enemigos. David al conocer el poder grandioso de Dios puede expresar sin temor a equivocarse que no tenia miedo por mas que la situación pareciera perdida, Dios le iba a librar. David pide la intervención de Dios, él sabe que en sus fuerzas no puede solucionar el problema. David llama a Dios y expresa que no hay otros dioses para él y que tienen una relación estrecha. Para David no existía lugar para otros dioses falsos hechos e inventados por el hombre. David lo que pide es que le rescate, lo salve de la ruina, destrucción y de todo daño. Para este rey conocía del poder de Dios ya que le iba a librar con un fuerte golpe que iba a aniquilar y destruir a todo aquel que era impío, criminal y malvado que se declara como su enemigo. Dios habría de atacar en forma directa a todos los que perseguían a David, el pueblo decía David no se salva de esta, pero en realidad quien no tenia salvación era su hijo que le había traicionado y que es declarado como un criminal. 6) Conociendo la salvación y la bendición de Dios Salmos 3:8 “La salvación es de Jehová; Sobre tu pueblo sea tu bendición.” David afirma que el único que puede librarle y dar victoria es Jehová, esta es una declaración absoluta, no queda duda. Dios no solo salva sino que de él proviene la vida, la paz, la riqueza, la provisión, el cuidado, la victoria; todo lo bueno desciende de lo alto de parte de Dios (Santiago 1:17). David nunca dejo que las circunstancias que lo rodeaban, por mas negativas que fueran, lo dejaran en el abismo de la desesperación, la ansiedad, la preocupación y la derrota; porque no solo sabia el nombre a Dios sino que tenia un profundo conocimiento de él, estaba seguro de que saldría victorioso por el poder de Dios y que le habría de dar la paz que en ese momento parecía imposible de conseguir. David se asegura de decirnos que estas bendiciones que habría de recibir no son para todo el mundo sino que son exclusivas para un grupo muy especial de personas, el pueblo que había sido escogido por Dios.

Tercer Selah: En esta tercera y ultima pausa David invita a vivir en confianza, a descansar, a dormir y a enfrentar el día que inicia porque a pesar de estar ante las peores situaciones él esta en las manos de Dios y se encargara de sacarlo adelante. Selah Hoy en unos cuantas semanas el mundo como lo conocíamos ha cambiado en forma nunca antes vista. Los noticieros y las redes sociales están inundadas por noticias difíciles de leer, cada día aumenta el número de muertos y el hombre a pesar de todos los adelantos que ha conseguido no ha podido encontrar los recursos para ganarle a una partícula inerte que por si sola no tiene vida. El virus conocido como Covid19 es un agente infeccioso que consiste de una molécula de ácido nucleico cubierta por una capa proteica y que no es visible a los ojos; y esta partícula microscópica tiene al mundo de rodillas y es la responsable de miles de vidas perdidas, ha llevado a que negocios y fabricas cierren y con ello se pierdan muchísimos trabajos y fuentes de ingreso para las familias, las ligas de los diferentes deportes han sido suspendidos, los horarios para salir a la calle están regulados, las personas deben mantener una distancia entre ellas y grandes fortunas han desaparecido. Y por ello la gente esta llena de temor, no duerme bien, esta preocupada y se ha llenado de angustia. Pero permitame volver a las declaraciones que David nos hace en este Salmo y que nos ayudaran a enfrentar a esta crisis mundial y sigamos su ejemplo a pesar de que todos consideraban que ni Dios podía salvar a David. David al escribir este Salmo nos hace una invitación a que tomemos el tiempo de reflexionar. Lo primero que hace es reconocer las circunstancias que lo rodeaban tal como son, no las exagero, no las aumento y no permitió que estas tomaran el control de sus emociones y de sus pensamientos, al contrario lo primero que hace es llevar el problema a Dios en oración, expresando el dolor que sentía por la situación que estaba atravesando. Ante todo problema acuda a Dios y presente la situación tal como David lo hizo. El segundo y tercer paso que tomo David y que nos pide que meditemos en ello, es reconocer las atributos de Dios, y al confiar en forma absoluta que Dios oye y contesta las peticiones que le presentemos podemos descansar en las promesas que él da y por ello es posible acostarse, dormir y estar listo a enfrentar lo que el día siguiente pudiera traer porque es Dios quien cuida, protege y da salvación. David tenia un enorme problema y escribe muy poco sobre él porque cuando empieza a meditar en Dios, su problema palidece ante la grandeza de él. Por ello le pido que a pesar de que estemos ante una situación muy difícil no haga crecer más el problema llenándose la mente con cosas malas al contrario lea la Palabra de Dios y conozca a su Creador, de esta forma al conocerlo el problema se hará pequeño al ver el poder, la gracia y la misericordia que Dios le ofrece. Pero recuerde que estas promesas, a pesar de que estan a disposición de toda persona, solo son efectivas para aquellos que son su hijos. Juan en su Evangelio escribió: “pero a todos los que creyeron en él y lo recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios.” Hoy le invito a conocer a Dios, a creer lo que él dice en Su Palabra que estamos perdidos y separados de Dios por nuestro pecado y necesitamos ser rescatados por Cristo que al morir y derramar su sangre en una cruz hizo el pago completo para darnos el perdón de pecados y reconciliarnos con Dios. Al convertirse y empezar a conocer a Dios usted estará listo para enfrentar cualquier situación que se le presente. Decidir rendir su vida a Dios no es una garantía que no va a sufrir o que no va a enfermar, pero puede estar seguro que Dios estará con usted en cualquier situación y le dará la victoria final que es la vida eterna.

Le invito a conocer y a confiar en Dios. Le invito a comunicarse con nosotros con sus preguntas y comentarios a: esclabiblia@gmail.com Exportado de Software Bíblico Logos, 21:26 3 de abril de 2020.

90 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now