• Jorge E. Rodriguez

El Mapa de la Salvacion

Actualizado: mar 26


JESUS VINO A SALVAR AL HOMBRE

El mapa de la salvación

1 de Timoteo 1:12-17

Por: Dr. Jorge E. Rodriguez Sierra

Introducción

En las fechas navideñas es muy fácil perder de enfoque su significado, hay tantos festejos, celebraciones religiosas, posadas, comidas, cenas, intercambio de regalos, viajes, planes, musica, decoraciones que a quien se celebra es totalmente olvidado, incluso hasta los ateos festejan esas fechas y aún no se porqué y creo que ellos mismos no saben cómo justificarlo. Por eso por 8 años la Casa Blanca dejó decir Feliz Navidad y lo reemplazó por Felices Fiestas, ya no se trata de Cristo sino de fechas para celebrar algo. Es más fácil festejar las tradiciones que reconocer la razón de esos festejos. ¿Como se puede volver a poner la perspectiva correcta en estas fechas? El Apóstol Pablo en su primera carta a Timoteo nos presenta una oración de gratitud dando con ello el motivo por el cual Cristo vino a este mundo y estableciendo un mapa perfectamente trazado de cómo el hombre puede encontrar la vida eterna.

Estación 1: La Ley (1 de Timoteo 1:8-12)

Pablo da un reconocimiento de apreciación a Cristo Jesús a quien le reconoce como su maestro, amo y dueño y por lo tanto es quien lo controla y a quien pertenece. Este reconocimiento es vital para que el hombre pueda encontrar la vida eterna, no muchos entienden que son pecadores, menos piden perdón y se arrepienten, aún menos le declaran Salvador y muy pocos se humillan ante Él declarándose siervos y esclavos de Cristo. Pero es precisamente en esta humillación de Pablo ante Cristo donde encontró fortaleza. Cristo le dio la fuerza, el poder y la capacidad para poder llevar a cabo la tarea y la responsabilidad de servir a otros.

La razón de haber sido comisionado a este trabajo fue porque Cristo considero a Pablo como una persona digna de confianza, alguien a quien podía dejar una tarea y sabía que la iba a cumplir.

Qué gratitud tan fuera de contexto, generalmente damos gracias porque recibimos algo, no por qué nos pongan a trabajar por lo que vemos Pablo tenía una verdadera disposición de servir y en ello encontraba motivo para agradecer. Ahora nos va a decir lo que entendió para ser agradecido.

Pablo irrumpe en su carta a Timoteo con una oración de gratitud inmediatamente después de haber dado una advertencia sobre los falsos maestros, haber establecido que la Ley de Dios es buena y dar una lista de quienes están condenados bajo la Ley (1 Timoteo 1:8-11). La ley es el inicio, el maestro que permite el viaje que Pablo describe en esta oración para llegar a un destino extraordinario (Gálatas 3:24)

Estación 2: Aceptando la culpa (1 Timoteo 1:13)

La gratitud de Pablo se origina en el hecho de que Dios le tuviera confianza a pesar de su pasado. Pablo se declara blasfemo, perseguidor e injuriador. Pablo había dejado de ser todo esto para ser transformado en alguien totalmente diferente. Su pasado incluye ser irreverente hacia todo lo que es de Dios, violando los primeros cuatro mandamientos; haber sido alguien quien participaba en la persecución de aquellos que seguían y declaraban a Cristo como su Señor para inflingirles dolor o matarlos; además era una persona que sus actos y sus palabras no tenían respeto por el prójimo incluso maltratandolos y siendo violento, con ello violando los últimos seis mandamientos. Pablo había quebrantado toda la Ley de Dios. Era culpable y por lo tanto era enemigo de Dios y estaba separado de Él (Colosenses 1:21, Romanos 3:10-12, 23). Nadie puede buscar un Salvador hasta entender su condición de pecado y la gravedad de esa situación.

Estación 3: Misericordia

Pablo ahora reconoce como su pasado fue cambiado, cómo fue posible de ser perseguidor de Cristo a ser ahora su siervo y la clave está en la misericordia de Dios. Pablo obtuvo clemencia y compasión a pesar de sus actos que demandaban el santo juicio de Dios. Misericordia es no dar lo que la persona merece como consecuencia de sus hechos y aquí se establece que es algo que se recibe no es algo que se obtiene. El delincuente está frente al juez, es culpable y a pesar de no merecer nada bueno sino un castigo terrible, el juez se apiada del delincuente. Pablo era un criminal, un enemigo de Dios. Era un ignorante no porque no supiera lo que era la verdad ya que él era un experto en la Biblia (Antiguo Testamento) sino porque no había querido entender la verdad de Dios en forma voluntaria y eso le llevó a no creer, a rebelarse en contra de Dios.

Estación 4: Gracia (1 Timoteo 1:14)

Si bien Pablo era un pecador terrible, un enemigo total de Dios, aún en medio de esta oscuridad voluntaria en la que estaba, lo que brillo en una forma increíble fue la gracia de Dios. La gracia es recibir algo que no se merece, es la actividad que es una consecuencia necesaria de un acto genuino de buena voluntad (Romanos 3:24). Y esa gracia llegó a un nivel muy superior a lo normal o lo esperado, fue abundante porque el pecado era grave y la gracia lo cubrió en forma total al extender el perdón al pecador. A la gracia se le agregó la fe qué es creer sin dudar (Hebreos 11:1) y un amor caracterizado por ceder sus derechos y privilegios por el bien de su prójimo que solo en Cristo es posible tener; la fe y el amor son regalos de Dios resultantes de la salvación del hombre (Efesios 3:17). Dios dio gracia y el hombre respondió en fe creyendo lo que Dios dice en su Palabra y al reconciliarse con Él se conectó a la fuente del amor verdadero porque Dios es amor (1 de Juan 4:8) y del este hombre brotó en consecuencia amor a Dios y a su prójimo (1 Juan 4:19-20).

Estación 5: Jesús (1 Timoteo 1:15)

En base a todo lo que Pablo ha establecido de la misericordia y la gracia de Dios ahora va a dar una declaración que es vital por ser una verdad absoluta, por lo tanto es confiable y por su valor tiene que ser recibida, admitida y aprobada por toda persona.

Está verdad nos dice como la gracia y la misericordia de Dios es expresada en la persona de su Hijo Jesús. A eso vino al mundo a manifestar el amor de Dios por sus enemigos, un amor que salva y ese es su objetivo. Cristo rescato, sano, limpio al hombre pecador de su pecado y libro del juicio que merecían sus actos malos y perversos (Isaías 53:4-8).

Qué inmenso amor el que Dios mostró en Cristo y ante ello Pablo ve su pecado en un contexto tan grave y terrible que se declara el pecador número uno del mundo, se veía como el pecador más prominente, el peor, por encima de los demás. Si usted se da a al tarea de hacer este mismo análisis que Pablo hace de su vida ante la Ley de Dios y sus demandas divinas, usted también entenderá que su pecado lo pone al lado de los pecadores más terribles del mundo. Deje de compararse con los más malos que usted, compárese con Cristo y sólo así entenderá su maldad y su derrota espiritual.

Estación 6: Paciencia (1 Timoteo 1:16)

La razón por la cual Pablo había sido receptor de está misericordia fue para que Cristo hiciera visible y aparente su lentitud para castigar los males, en otras palabras su paciencia. Dios es paciente porque no quiere que nadie termine separado por la eternidad de Él sino que todos los hombres se arrepientan (2 Pedro 3:9).

El elemento necesario para llegar al destino: Creer

Pablo a pesar de ser un pecador, que odiaba a Cristo, perseguidor y asesino de cristianos (Hechos 8:3, 7:58) fue transformado por la gracia y misericordia de Dios manifestada en la sangre derramada de Cristo en la cruz. Si Dios pudo perdonar a este hombre vil, él más prominente de los pecadores, también puede hacerlo con usted, Cristo está listo a mostrar su clemencia a usted, así como está, solo es necesario creer.

Creer es estar convencido de la verdad de Dios, es aceptarla en su totalidad, es estar convencido de que Cristo es Dios y que él murió tomando el lugar que al pecador le correspondía, pagando con ello la cuenta que se tenía con Dios. Creer incluye recibir a Jesús como Señor y Salvador.

Estación final: Vida Eterna

Entender la Ley de Dios, declararse culpable, entender la misericordia, la gracia y la paciencia de Dios mostrada en la vida y muerte de Cristo le llevará a creer lo que Dios ofrece para que usted pueda ser salvo. Creer en Cristo le hace ser poseedor de la vida eterna. Pero qué de todas las religiones que enseñan de la necesidad de hacer obras para ganarse el cielo, pues se equivocan al ignorar y rechazar lo que Dios dice claramente en su Palabra. La Palabra de Dios afirma continuamente que la vida eterna se obtiene con solo creer (Juan 3:15-18, 3:36, 6:40, 11:26, Hechos 16:31, Romanos 1:16, Efesios 2:8-9, Romanos 3:28, 5:1, 10:17). Es terrible que las doctrinas falsas enseñen de la necesidad de pertenecer a una iglesia determinada, estar bautizado, realizar ciertos ritos religiosos, orar por los muertos, la necesidad de alguien más a parte de Cristo para qué quizás, por qué les es imposible afirmar, el hombre obtenga la vida eterna. Las religiones controladas por el hombre cambiaron y contaminaron la verdad y miles de personas van a terminar en el infierno porque se resistieron a creer la verdad de Dios tal como Él la revela en su Palabra. Ignorantes y pecadores orgullosos, aman a su religión pero desprecian a Dios (Isaías 29:13).

En tránsito (1 Timoteo 1:17)

En virtud de esta verdad absoluta que solo en Cristo está la misericordia y la gracia de Dios y es posible obtenerla con solo creer, Pablo concluye esta oración de gratitud honrando y dando gloria a un solo Rey, el Rey de todos los tiempos, que no va a morir, no perceptible a los ojos del hombre, al único y sabio Dios, Rey de Reyes y Señor de Señores.

Cristo y nadie más merece nuestra alabanza (Mateo 4:10), solo ante él y nadie más el hombre debe doblar su rodilla (Filipenses 2:10), solo él es digno de ser reconocido. Nada ni nadie puede, ni debe quitarle ese privilegio, solo Cristo .

Pablo concluye con una expresión universal de absoluta confianza y confidencia al declarar Amen.

El mapa que conduce a Dios

A eso vino Cristo a este mundo a salvar a los pecadores. Solo tiene que creer y esto implica reconocer su pecado, humillarse ante él, pedirle perdón, reconocerle como Salvador y Señor es cuando en ese momento la gracia y misericordia de Dios abundará de tal manera que cubrirá cada uno de sus pecados dando en forma gratuita el perdón de sus pecados y restaurando su relación con Dios.

Pablo es el ejemplo de tres cosas: 1) Dios es misericordioso y paciente, 2) su gracia puede alcanzar al peor pecador y 3) en Cristo está el poder de transformar las vidas y los corazones del hombre. Las religiones falsas nunca comunican estas verdades, ciegos guiando ciegos y nunca pueden estar seguros de su destino final, tomaron el mapa equivocado de las obras y su destino es el infierno.

El pesebre donde nació un bebé siempre apuntó como destino a una cruenta cruz porque Cristo vino al mundo a salvar a los pecadores, Cristo vino a salvarle a usted (Romanos 1:16), sin embargo Dios no se impone, ni le obliga, Él le concede tomar la decisión de creer para salvación o de no creer para condenación. Hoy Dios le ofrece la salvación por lo que le invito a que crea.


70 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now