• JORGE EDUARDO RODRIGUEZ

VIDA ETERNA



1 JUAN 5:6-21


AUTOR: Dr. Jorge Rodriguez-Sierra



INTRODUCCIÓN

El hombre busca como inmortalizarse, para ello diferentes personas a través de la historia del mundo han usado diferentes medios pero cada uno de ellos ha fracasado. Todo hombre tiene un fin, la fuente de la juventud y la vida eterna parece solo un deseo imposible de alcanzar. Sin embargo hay buenas noticias ya que un solo lugar afirma con seguridad y autoridad que la vida eterna si es posible conseguirla y nos dice que lo que se espera es simplemente increíble ya que nadie es capaz de imaginarse lo glorioso que será esta nueva vida, ademas quien lo afirma es el único y verdadero Dios, el Creador del hombre y del Universo que nos lo comunica en su Palabra y nos dice como es posible obtenerla.



A. EN JESÚS ESTA LA VIDA ETERNA

Juan termina su primera carta hablando de la vida eterna y para ello primero deja establecido que esta solo se encuentra en la persona de Jesús y de nadie más, no es algo que se puede obtener por logros personales o religiosos. Como un excelente testigo personal del ministerio, muerte y resurrección de Jesús, el Apóstol Juan nos da los dos eventos que marcan como verdad absoluta que Jesús es el Mesías, nos presenta a tres testigos irrefutables que nos aseguran esta verdad y por lo tanto puede decir confiadamente cual es la fuente de la vida eterna.



1) EVENTOS QUE MARCAN A JESÚS COMO EL MESÍAS

1 Juan 5:6

“Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre.”


Juan acaba de aclarar en los versículos previos que Jesucristo es el Hijo de Dios y dejando su gloria se hizo en forma de hombre. Dos eventos marcaron su misión dejando en claro que él es el Cristo prometido; primero su bautizo en agua al iniciar su ministerio fue el momento en que Dios revelo en forma audible que Jesús era su hijo amado en quien él se complacía (Juan 1:32-34, Mateo 3:17) y el segundo evento fue su muerte en la cruz donde derramó su sangre para con ello pagar por los pecados del hombre, evento que fue confirmado cuando Dios partió el velo del Templo que separaba al hombre de la presencia de Dios rompiéndose de arriba a abajo mostrando con ello que fue una acción conseguida por Dios donde no hubo intervención humana (Mateo 27:5). La vida y ministerio de Jesús fue importante pero sin su muerte sacrificial el hombre continuaría separado de Dios por la eternidad. Juan nos indica que es el Espíritu Santo que afirma y ratifica de primera mano durante su bautismo que Jesús efectivamente es el Mesías prometido desde el huerto del Edén por Dios (Génesis 3:15) y por los profetas del Antiguo Testamento y le podemos creer como testigo porque el Espíritu Santo es verdad (Juan 16:13) y Dios mismo nos afirma que en la muerte de Su Hijo el pecado quedo pagado en su totalidad. Las Sagradas Escrituras nos afirman que Jesús es la Verdad (Juan 14:6), la Palabra de Dios es la Verdad (Juan 17:7) y el Espíritu Santo es la Verdad (Juan 14:17). Es Dios mismo quien como testigo confiable nos revela y afirma que Jesús es Dios. Toda palabra de Dios es limpia (Proverbios 30:5) y por lo tanto es digna ser creida porque es la verdad.



2) VERDAD CON TESTIGOS

1 Juan 5:7-10

“Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. Si recibimos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios; porque este es el testimonio con que Dios ha testificado acerca de su Hijo. El que cree en el Hijo de Dios, tiene el testimonio en sí mismo; el que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.”


La Palabra de Dios nos habla de que se requieren de dos o tres testigos para establecer una verdad (Deuteronomio 17:6); el Espíritu Santo, el bautismo de Jesús (el agua) y su muerte en la cruz (la sangre) nos dicen como testigos que Jesús es el Cristo. Y si un testimonio de tres hombres se asienta como una verdad que no debe de dudarse, con mayor razón se debe de creer lo que Dios ha declarado sobre su Hijo. Creer que Jesús es un “dios creado”, un “dios menor”, un simple hombre inspirado por Dios, un profeta que hablaba por Dios es contradecir lo que la Palabra de Dios afirma tan claramente y al rechazar y no creer lo que Dios dice es creer que Dios es mentiroso.



3) LA FUENTE DE LA VIDA ETERNA

1 Juan 5:11-12

“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.”


Todo lo que previamente ha afirmado Juan nos dice que Dios únicamente es quien da la vida eterna y esta vida se encuentra en su Hijo, pero solo la va a obtener aquel que cree en el nombre de Jesús. El que cree en Jesús tiene el derecho de Dios de ser hecho hijos de él (Juan 1:12) y el que cree en Jesús no es condenado (Juan 3:18) y quien cree en Jesús tiene vida eterna (Juan 3:16). Dios es quien provee la salvación al hombre pero es el hombre quien finalmente elige donde pasara la eternidad. Sin Cristo el hombre va a morir dos veces, la muerte física y la muerte espiritual al estar separado de Dios y condenado a una eternidad en el infierno, donde Cristo advirtió: allí sera el llorar y crujir de dientes (Mateo 13:50).






B. LAS IMPLICACIONES DE LA VIDA ETERNA

Juan inspirado por Dios establece que tener la vida eterna tiene 5 implicaciones que son el resultado natural de que el hombre cree, sabe y conoce que Jesús es el Hijo de Dios. Nadie puede ignorar a Jesucristo pero tampoco nadie que cree puede permanecer como estaba ya que es transformado y ahora es una nueva persona con una nueva mente y deseos (2 Corintios 5:17).



1) LA SEGURIDAD Y LA NECESIDAD DE CREER

1 Juan 5:13

“Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.”


La intención de Juan al escribir esta carta era con la finalidad de que los que la iban a leer depositaran su fe en Jesucristo como el Hijo de Dios (Juan 17:3), pero creer en Jesús lleva a una segunda verdad que es necesaria que la conozcan, ellos ya eran poseedores de la vida eterna porque la fe que agrada a Dios sabe que él va a a recompensar a quienes creen (Hebreos 11:6).





2) ORANDO DE FORMA CORRECTA

1 Juan 5:14-15

“ Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.”


Esta confianza en Dios lleva al creyente a saber que todo lo que se pida en oración que este conforme a su voluntad Dios va a oír y contestar esa oración. Esta aclaración es muy importante ya que no se trata de que Dios va hacer nuestra voluntad sino que al creer el corazón del cristiano se va moldeando a lo que Dios dice y por lo tanto sus peticiones cambian ya no se centran en las cuestiones secundarias sino lo que buscan es glorificar a Dios (Salmos 37:4, Juan 15:7), lo espiritual es la importante y lo material pasa a un plano secundario porque sabe que si se busca primero el reino de Dios y su justicia de todo lo demás se encargara Dios (Mateo 6:33). Dios no va a contestar las oraciones que solo buscan el beneficio personal, en la carta de Santiago Dios afirma: “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.” (Santiago 4:3).



3) NO PRACTICANDO EL PECADO .

1 Juan 5:16-19

“Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte, por el cual yo no digo que se pida. Toda injusticia es pecado; pero hay pecado no de muerte. Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca. Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.”


Juan al parecer hace un cambio brusco al pedir que no incluyan en sus oraciones aquellos que cometen pecado de muerte. Juan no aclara cual es ese pecado ya que al parecer sus lectores sabían a que pecado se estaba refiriendo, pero podemos notar que Juan afirma que el que vive desobedeciendo a Dios como un estilo de vida esta rechazando con sus hechos que cree en Jesús y por lo tanto nunca ha nacido de nuevo. Juan aclaro en esta carta que el que peca de esta forma no conoce a Jesús y por lo tanto pertenece a Satanás (1 Juan 3:6-8). Juan no esta enseñando que uno de los 10 mandamientos sea de mayor en importancia, ya que Dios nos dice que que aun los mentirosos les corresponde la muerte segunda que es el infierno eterno y decir una sola mentira convierte a cualquier persona en mentiroso (Apocalipsis 21:8). Todo pecado es perdonado por Dios, pero rechazar a Jesús y vivir en el pecado eso no será perdonado, con ello destruyendo el falsa idea que da el evangelio moderno de que si Dios es amor entonces todo hombre terminara en el cielo. Aquel que nació de nuevo espiritualmente al creer en Jesús abandona su estilo de vida pasado, paso de muerte a vida y aunque peque, ya que aun se conserva la naturaleza humana, ya no se goza, ni busca el pecado y sabe que tiene a Jesús como abogado para pedir perdón ( 1 Juan 2:1). Dios da la promesa que aquel que nació de nuevo en Cristo, Dios le va a cuidar y el enemigo no le puede afectar negativamente, a pesar de que el mundo esta bajo la esclavitud de Satanás y le obedece. Muchas personas se preguntan ¿como puede alguien asegurar que es hijo de Dios? El Espíritu Santo da a conocer al cristiano que efectivamente es hijo de Dios, no es un invento religioso o una falsa idea de la persona, es una seguridad que solo Dios puede dar y sabe que este mundo no es su casa sino que solo esta de paso por esta vida ya que su casa es la celestial y le aguarda la vida eterna.



4) AFIRMA QUE JESÚS ES DIOS

1 Juan 5:20

“ Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido, y nos ha dado entendimiento para conocer al que es verdadero; y estamos en el verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el verdadero Dios, y la vida eterna.”


Juan como testigo establece que Jesús es el Hijo de Dios, que las profecías de las Sagradas Escrituras ya se cumplieron y que Dios da la disposición y la capacidad al hombre de poder conocer la verdad; así Jesús lo afirmo a Felipe que al preguntarle como podía conocer al Padre, le contesto que si lo habían visto a él habían visto al Padre (Juan 14:8-9). La afirmación es categórica, Jesús es Dios y solo él puede dar la vida eterna por lo tanto esta vida eterna no se consigue por unirse a una religión, cumplir con sacramentos, por las oraciones de los hombres para quienes ya murieron o por la ayuda de la madre de Jesús; nada ni nadie puede otorgar esta increíble bendición solo Jesucristo porque es Dios mismo. Pedro le dijo a Jesús: “Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” (Juan 6:68-69). Quizás su creencia religiosa le ha enseñado diferente, pero es su decisión creer lo que Dios dice tan claro en Su Palabra o a los hombres religiosos que contradicen totalmente a lo establecido por Dios.




5) NO ES IDOLATRA

1 Juan 5:21

“Hijitos, guardaos de los ídolos. Amén.”


Juan al terminar su carta les recuerda que estaba interesado por ellos en su vida espiritual por ello demanda que ellos se alejen de todo aquello que pueda ocupar el lugar de Dios en su corazón. Es uno de los problemas mayores del hombre poner a cualquier cosa antes que a Dios en su vida alejándolo de él, y una de esas cosas es la religión. Juan termina diciendo así sea. Que todo lo que les comunico lo puedan entender y lo lleven a cabo.




TU ELECCIÓN

Lo que el hombre crea de Jesús es lo que le va a marcar su destino eterno, así lo establece Dios en Su Palabra. Todo hombre tiene destinado un día morir para después ser juzgado (Hebreos 9:27) y Juan deja establecido como un testigo confiable que Jesús es Dios y Salvador y nadie afuera de él puede dar la vida eterna. Ser poseedor de este regalo increíble e inmerecido tiene serias implicaciones primero se tiene que creer, las peticiones que presente a Dios van hacer de acuerdo a su voluntad, no va a vivir una vida dominada por el pecado, sabe que Jesús es Dios y cuida su corazón de no poner a nada ni a nadie por encima de Dios en su vida.


La elección es suya crea que es pecador y confiese a Jesús como Señor y Salvador de su vida y sera salvo y tendrá la promesa segura de la vida eterna, esto lo va a demostrar al vivir en obediencia a los mandatos que Dios da. El Apóstol Pedro nos dice: “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento” (2 Pedro 3:9).


Si usted y yo decimos que tenemos la vida eterna será bueno que valoráramos si estas demandas que da Dios de no vivir practicando el pecado son lo que las que caracterizan nuestras vidas.


La elección es personal, acceder al regalo de Dios de la vida eterna o la separación eterna de él. Mi oracion es que eliga sabiamente el camino de la verdad y la vida eterna que solo en Cristo se encuentra.






Lo invito a comunicarse conmigo con sus preguntas y comentarios a: esclabiblia@gmail.com


54 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now