• JORGE EDUARDO RODRIGUEZ

LOS CONTRASTES DE LA PRIMERA NAVIDAD



Autor: Dr. Jorge Rodriguez-Sierra


INTRODUCCIÓN

Lucas 2:8 RVR60

“Había pastores en la misma región, que velaban y guardaban las vigilias de la noche sobre su rebaño.”


¿Quién era un pastor en los tiempos de Jesús? Un pastor era la persona que cuidaba de un rebaño, William Barclay en su libro Buenas nuevas de gran alegría nos dice: “en los tiempos del nacimiento de Jesús los pastores formaban una sección de la sociedad que eran vistos con desprecio por las demás clases especialmente los religiosos ortodoxos ya que no cumplían con las leyes ceremoniales, no guardaba las reglas del lavado de manos y otras regulaciones que fueron ordenadas.” Además su condición socio económica era de pobreza, vestían mal y su lenguaje era considerado rudo y grosero. Por estas razones es totalmente ilógico que los primeros invitados a conocer al Salvador del mundo fue este grupo de hombres humildes y despreciados por la sociedad, ante este evento que habría de cambiar la historia del mundo para siempre lo socialmente correcto sería invitar a personas distinguidas, a familiares y conocidos, pero Dios nos muestra que él no hace diferencia entre las personas y aun lo más despreciable por la sociedad están dentro del plan de redención de Dios. Es interesante notar que algunos historiadores mencionan que en esa época del año los pastores cuidaban las ovejas que habrían de ser presentadas como sacrificio en el Templo, hasta el más mínimo detalle no escapa de Dios y esto apuntaba a Jesús como el perfecto sacrificio que habría de sustituir y quitar para siempre la necesidad de realizar más sacrificios de animales para la expiación de pecados.


Este relato de la primera navidad es una historia llena de contrastes en donde podemos ver cómo se entremezclan eventos celestiales con eventos humanos para darnos una historia extraordinaria y un mensaje que sigue hablándonos el día de hoy.



UNA INVITACIÓN CELESTIAL

Inmediatamente después de presentarnos a este grupo de pastores la historia es cambiada dramáticamente al ubicarnos en el cielo ante un evento celestial.



A) GLORIA CELESTIAL

Lucas 2:9 RVR60

“Y he aquí, se les presentó un ángel del Señor, y la gloria del Señor los rodeó de resplandor; y tuvieron gran temor.”


En el cielo aparece un ángel enviado por Dios mostrando con ello su poder y grandeza a través de una gran luz radiante que envolvió a estos humildes pastores y la respuesta normal de ellos fue tener mucho miedo, su reacción es más que normal ya que ellos por su condición nunca hubieran esperado ser seleccionados para ser testigos de este evento.



B) MENSAJE CELESTIAL

Lucas 2:10–12 RVR60

“Pero el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor. Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.”


La respuesta inmediata del ángel fue comunicarles que no deberían de tener miedo ya que tenía un increíble mensaje para ellos que les iba a llenar de una gran emoción que les daría felicidad y placer, pero no solo para ellos sino para toda la nación. La palabra evangelio se desprende de la expresión “nuevas de gran gozo” que dice el ángel. El mensaje era que ese día en Belén Efrata, la ciudad del rey David, acababa de nacer quien habría de rescatar a la nación de sus pecados y de las consecuencias de estos ante el juicio justo de Dios y que era el Mesías prometido, el ungido de Dios y que es Señor también. Es interesante hacer notar que cuando se describe al ángel al principio del pasaje se dice que un ángel del Señor, esto es en referencia a Dios y al describir al bebe nacido se le identifica como Señor; ambas palabras que son traducidas como Señor corresponde a la misma palabra griega Kyriou que designa un título divino, parece un detalle mínimo pero que identifica a Dios y Cristo como la misma persona afirmando la doctrina de la Trinidad.


Además se les dice a los pastores como iban a encontrar al Mesías, en un pesebre como un bebe en pañales. El Mesías, el gran Yo Soy, había nacido en una cuna humilde.



C) CANTO CELESTIAL

Lucas 2:13–14 RVR60

“Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:

¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!”


Ahora se presenta nuevamente en forma repentina una gran cantidad de ángeles que cantan exaltando a Dios, afirmando que Cristo venía a traer paz pero una paz entre los hombres sino una paz espiritual entre el hombre y Dios, esto muestra el deseo de Dios donde podemos identificar Su amor, bondad, gracia y misericordia.

Que increíble privilegio para estos hombres humildes ser receptores del gran mensaje del Evangelio.



LA RESPUESTA PASTORAL

El pasaje hace un cambio radicalmente opuesto al llevarnos del cielo y ser trasladados nuevamente a la tierra, donde se nos presenta la reacción de estos pastores.


A) UNA RESOLUCIÓN PASTORAL

Lucas 2:15 RVR60

“Sucedió que cuando los ángeles se fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado.”


Los pastores ante este espectacular anuncio de Dios no tardaron en ponerse de acuerdo entre ellos y tomar la resolución de ir a Belén y ser testigos presenciales de esta gran noticia que se les acababa de presentar mostrando con ello que creyeron el mensaje, es importante notar que los ángeles no les dijeron la ciudad pero a pesar de su condición humilde conocían muy bien las Escrituras y la historia de la nación ya que sabían que Belén era la ciudad de David, en un contraste muy lamentable hoy en día los jóvenes no saben casi nada de historia y la que se les enseña está adulterada con una finalidad de promover ideas políticas radicales.


B) ACCIÓN PASTORAL

Lucas 2:16 RVR60

“Vinieron, pues, apresuradamente, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre.”


Ante la noticia se les hacía tarde a estos pastores para llegar a Belén por ello actuaron y se transportaron a gran velocidad, con un sentido de urgencia y al llegar al pesebre encontraron a Maria, Jose y a Jesús tal como se les había comunicado, con ello confirmando lo que ellos habían creído. Fue su actitud de creer lo que los llevó a actuar.


Lucas 2:17–18 RVR60

“Y al verlo, dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño. Y todos los que oyeron, se maravillaron de lo que los pastores les decían.”


Pero esto no terminó allí sino que estos pastores después de creer y ser testigos presenciales ahora se convierten en portavoces de este increíble momento que estaban viviendo, el Mesías prometido que tanto anhelaba la nación de Israel se estaba cumpliendo en esos días. Estos pastores fueron los primeros evangelistas al llevar y comunicar el gran mensaje de salvación que Dios ofrece en su Hijo Jesucristo.

Los que escucharon el mensaje de los pastores se maravillaron, palabra que indica ser sorprendidos, admirarse pero todo quedó en eso, las Escrituras al no informarnos más de las acciones de estas personas podemos establecer que no creyeron al mensaje por lo que no fueron a conocer al Mesías. Solo fue una reacción emocional pero no hubo ni el más interés espiritual ni siquiera por curiosidad.



UN PARÉNTESIS QUE PARECE INEXPLICABLE

Lucas 2:19 RVR60

“Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.”


El Doctor Lucas hace esta observación que parece desviarse del enfoque que viene narrando al introducir en forma inesperada a Maria diciéndonos que ella conservó y mantuvo todos estos eventos que estaban sucediendo con la finalidad de guardarlas en su mente para no ser olvidadas, pero también reflexiono y pensó profundamente en cada una de ellas.

Esta observación de la actitud de Maria pudo haberla expresado Lucas en cualquier otro pasaje pero es aquí en donde la encontramos.



C) UNA ALABANZA PASTORAL

Lucas 2:20 RVR60

“Y volvieron los pastores glorificando y alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto, como se les había dicho.”


Después de hacer esta observación sobre Maria, Lucas nos regresa a los pastores quienes acaban de experimentar un evento que los transformó, habían visto no solo un ángel sino a una gran multitud de ellos, habían escuchado su mensaje, tomaron la decisión de creer y en virtud de ello mostraron una fe absoluta al ir a Belén a ver al Salvador que había nacido, después de hablar con Jose y Maria no pudieron callar y comunicaron a todos los que vieron lo que habían experimentado y regresaron finalmente a su trabajo pero ya no eran los mismos sino que eran unos hombres cambiados al mostrar un gran gozo al reconocer, honrar y exaltar a Dios adorándolo.


EXPLICANDO EL PARÉNTESIS

Lucas 2:19 RVR60

“Pero María guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.”


¿Y que del paréntesis que hace Lucas al mencionar la actitud de María? Nuevamente necesitamos afirmar que toda la Escritura es inspirada por Dios (2 Timoteo 3:16) y que ninguna es de interpretación privada sino que es el Espíritu Santo quien lo dirigió a escribir estas palabras (2 Pedro 1.20-21). Bajo este concepto absoluto podemos saber que Dios lo puso allí con una finalidad específica si somos cuidadosos de leer con cuidado el pasaje y ser guiados por Dios para comprenderlo.

Hay dos claves para explicar este paréntesis del relato, la primera es identificar que esta historia no solo se trata de los ángeles y los pastores sino que hay un tercer grupo que es el pueblo a quien los pastores les comunicaron el mensaje y la segunda es ver con atención la primera palabra con la qué inicia este versículo.

La palabra “pero” es una conjunción que se usa para unir dos enunciados así como marcar un contraste muy significativo con lo que antes se ha presentado. El versículo previo nos presenta a un tercer grupo de personas que aunque no son centrales a la historia si son de mucha importancia para el mensaje que Dios va a comunicar, el tercer grupo nos presenta al pueblo que escuchó las increíbles noticias, comunicadas por los pastores, que debería darles un gran gozo, sin embargo podemos ver la gran diferencia en la respuesta a este mensaje con la actitud que tuvo Maria; mientras Maria tomó la decisión de conservar y meditar con mucha atención en todo lo que estaba pasando, el pueblo solo mostró una reacción emocional y no pasó absolutamente nada, no respondieron al mensaje, no lo conservaron, no pensaron en las implicaciones que tenía para ellos como nación pero aún más en el aspecto personal. Al ver las reacciones de Maria y del pueblo vemos este gran contraste que da como evidencia la falta de interés espiritual ante el mensaje de paz, gozo y salvación que Dios dio en ese momento.



UNA RESPUESTA QUE MARCA LA ETERNIDAD

Hoy en día no ha cambiado las actitudes de los hombres ante el mensaje del Evangelio, la gente se deleita en pensar en regalos, ver familia, tomar días de vacaciones, salir de la rutina, escuchar música dulce y extraordinaria que inspira, tener tiempo para comer dejando a un lado la dieta, pasar tiempo de fiesta, de celebración, de júbilo, de risas, de abrazos y de amor pero el gran ausente de todas estas respuestas emocionales es Cristo el Salvador, quien debería ser el centro de toda esta alabanza y tiempo de regocijo.

Imitemos a los Pastores, escuchemos el mensaje de paz que Dios anuncia al hombre, ya no más separación de él por el pecado ya que Cristo al nacer y morir en una cruz nos reconcilia con Dios al perdonar nuestros pecados, nos pone en Su familia y nos da vida eterna; respondamos en fe al mensaje y comuniquemos a toda persona lo que Dios ha hecho en nuestra vida. Pero también este pasaje nos da una gran advertencia para no terminar como el pueblo de Israel que solo se emocionó con la gran noticia pero no respondieron a ella ni guardaron ni se pusieron a pensar las implicaciones que tenía el mensaje que los pastores les comunicaron y por ello perdieron la bendición de conocer al Mesías pero lo que mas les iba a afectar eternamente fue su decisión de no creer.

Resaltan estos contrastes en esta pequeña historia de la primera Navidad, el primer contraste es la respuesta al mensaje por parte de los pastores y la respuesta del pueblo:

El segundo gran contraste es la respuesta al mensaje entre Maria y la respuesta del pueblo:

La respuesta que decida seguir cada persona al mensaje que Dios da marcara su eternidad.


Esta Navidad el mejor regalo que puede recibir es el perdón de sus pecados si usted decide creer en Cristo y cuando crea el mejor regalo que puede dar es apuntar a los demás a Cristo como Dios y Salvador.

















32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo