• JORGE EDUARDO RODRIGUEZ

LA INVITACION. JESUS Y ZAQUEO

Actualizado: ago 11



LUCAS 19:1-10


AUTOR: Dr. Jorge Rodriguez-Sierra


 


INTRODUCCIÓN

Todos tenemos una cita, un momento, un día especifico que puede cambiar su vida. La gente cree que sacarse la lotería, casarse con la pareja ideal, recibirse de una carrera, conseguir la promoción en el trabajo, obtener un aumento de sueldo, cerrar la negociación deseada será el momento que hará que sus vidas cambien. Pero en la historia de un hombre judío llamado Zaqueo vemos que hay algo superior y de más valía que le dio el cambio tan deseado que este hombre necesitaba. Al leer esta historia y estudiarla en forma muy detenida seremos sorprendidos al poder ver y comprender lo que se nos dice sobre la invitación que a este hombre le fue presentada y que ofrece lo que ninguna otra puede hacer.



UN LUGAR, UN HOMBRE Y UN ARBOL


A) UNA CIUDAD: JERICO

Lucas 19.1

“Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.”


Jesús iba en su viaje final con destino a Jerusalén. En su camino estaba Jericó, ciudad que se había convertido en un centro próspero de intercambio comercial. Herodes el Grande la había convertido en una gran ciudad llena de magníficas construcciones, entre ellos acueductos, fortalezas y un monumental palacio de invierno. Jesús entró a la ciudad solo para pasar por ella.



B) UN HOMBRE: ZAQUEO

Lucas 19:2

“Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,...”


Este hombre judío era el jefe de los publicanos. Un publicano era un recolector de impuestos, probablemente este hombre era un supervisor de un distrito de impuestos grande. Zaqueo es el único que se le menciona en la Biblia que tuviera un puesto así.

Para entender mejor lo que implicaba tener este puesto debemos recordar que los Romanos habían invadido la nación de Israel y la tarea de cobrar impuestos al pueblo judío era vendida por ellos. Así el mejor postor se ponía al servicio de la nación invasora, convirtiéndose en un traidor. Además los romanos no les pagaban un sueldo, simplemente les pedían una cantidad específica de dinero para recolectar como impuestos en cierto periodo de tiempo y lo que estos hombres se ingeniaban para cobrar impuestos de más era el pago que recibían. Por lo tanto no había nadie que los limitara y todos estos publicanos en tiempo muy corto se volvían muy ricos, como los políticos de hoy en día.

Así que Zaqueo era un simple asaltante con permiso de los romanos para abusar de su propio pueblo.



C) UN ÁRBOL: SICOMORO

Lucas 19:4

“Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.”


Este es un árbol nativo del medio oriente y de la parte este del África. Tiene un tronco amarillo y su madera es muy apreciada por su resistencia y fortaleza, puede llegar a medir 20 metros de altura por 6 de anchura y su copa es bastante espesa.





UN ENCUENTRO NO ESPERADO Y SUS CIRCUNSTANCIAS


A) UNA LIMITACIÓN

Lucas 19:3

“...procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.”


Zaqueo quería conocer de vista a Jesús, la fama de Jesús se había extendido aun más con la resurrección de Lázaro. No había nadie aunque por curiosidad no quisiera ver a este hombre a quienes muchos consideraban un extraordinario maestro y otros un profeta capaz de realizar milagros nunca antes vistos.

Zaqueo tenía una limitación muy especial, este hombre era de muy baja estatura. Imagínese a este hombre tratando de abrirse paso entre la multitud sin conseguirlo, ademas no creo que nadie estaría dispuesto a conceder a este hombre odiado el favor de pasar al frente de ellos y tener un lugar mejor para ver a Jesús.

La Biblia no dice nada pero puedo imaginar a este hombre siendo motivo de burlas toda su vida por su baja estatura, quizás esta pudo haber sido una de las razones que lo llevó a comprar este puesto, una forma de vengarse de los demás por haberlo hecho menos tantos años.



B) UN ACTO DESESPERADO

Lucas 19:4

“Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.”


Era tanto el interés de Zaqueo por ver a Jesús que en un acto totalmente sorprendente decidió subirse a un árbol. Este hombre hizo a un lado su dignidad y como niño se trepó a un árbol, no debemos de perder de vista que este hombre debía de andar muy bien vestido, pero ni esto, ni la burla a la cual se podía someter por los que lo vieran pudieron detenerlo. Este es un acto extremo pero aún más muy poco digno sobretodo viniendo de un hombre rico.

A Zaqueo no le importo las apariencias, ni lo que dijeran de él, ni el valor de su ropa la cual se podía echar a perder, nada se iba a interponer en su deseo de ver a Jesús, al parecer este hombre sentía una necesidad imperiosa de ver a Jesús.



C) UN ENCUENTRO

Lucas 19:5

“Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.”


Cuando Jesús llega al lugar donde estaba Zaqueo trepado sobre el árbol y sin nada que indicara la presencia de este hombre, es Jesús quien dirige su mirada hacia el sitio donde se encontraba y ante la sorpresa de todos pero más para el mismo Zaqueo, Jesús lo llama por su nombre.

No debemos olvidar que era un árbol grande y de muchas ramas y hojas pero nada pudo ocultarlo de la mirada de Jesús.

Zaqueo era quien buscaba a Jesús pero nunca fue así, era Jesús quien fue a encontrar a Zaqueo. Si leemos otra vez el primer versículo vemos que Jesús decidió entrar a Jericó, me pregunto ¿porque Jesús no se ahorró tiempo y evitó a la multitud con solo pasar por la periferia de la ciudad? Porque Jesús iba con la finalidad de encontrarse con este hombre. Detrás de cada acción de Jesús había una razón específica, cada enunciado y palabra de Jesús en su ministerio siempre hubo un motivo.



LA PRIMERA INVITACIÓN


Lucas 19:5

“Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.”


Ahora Jesús dirige una invitación muy especial a este cobrador de impuestos y esta tiene seis características muy específicas:



1. PERSONAL

“Zaqueo,...”. Esta invitación es personal, el llamado de Jesús no fue para nadie más sino para este hombre. Jesús nos conoce íntimamente, conoce no solo nuestros nombres sino también lo que hay en nuestros corazones y nuestras mentes (Juan 2:24-25). Jesús conocía a Zaqueo a la perfección, no había nada que este hombre le pudiera ocultar.



2.URGENTE

“...date prisa,...”. La invitación que Jesús hace es urgente así lo demuestra en las palabras que dice, Zaqueo tenía que darse prisa. Nadie sabe el tiempo que tiene de vida, quizás solo nos quedan unas cuantas horas, nadie se puede dar el lujo para decirle a Jesús que su invitación la tomaran en cuenta para después, es en este instante puede que no haya mañana. Pablo citando al profeta Isaias nos recuerda: “Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.” (2 Corintios 6:2).



3.PRECISA

“...desciende,...”. La invitación es muy precisa Zaqueo necesitaba bajar del árbol y venir a Jesús, no podía quedarse donde estaba. Jesús nunca nos ha ignorado, sabe donde estamos y él llega a nosotros (1 Pedro 2:9). Su invitación es de ir a él, se requiere descender de nuestro orgullo para poder unirnos a él en respuesta a su llamado, este es el trabajo y la decisión de cada hombre, se obedece al llamado o se rechaza. Un etíope decidió creer al mensaje de las Escrituras (Hechos 8:37), pero el Rey Agripa decidió rechazar al mensaje del Evangelio que le presento Pablo (Hechos 26:28).



4.PRESENTE

“...porque hoy…”. La invitación es en presente, no es para un tiempo futuro. Jesús quería que Zaqueo viniera a él en ese preciso momento. No era necesario que este hombre pecador cambiará, mejorará las condiciones de su vida, arreglara sus problemas, se convirtiera en buena persona; nada absolutamente nada era necesario, la invitación para Zaqueo era como él estaba en ese momento, Jesús no le pidió corregir su traición, volverse honesto. Jesús lo estaba llamado tal como él era, la invitación era para ese día y en ese momento. Jesús mismo dijo: “Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento.” (Mateo 9:13)



5.-NECESARIA

“...es necesario…”. La invitación de Jesús era porque al ser pecador Zaqueo tenia una gran necesidad espiritual para ser restaurado y sanado; no podía dejarla pasar por alto (Marcos 2:17). Esta invitación era esencial para la vida de este hombre ya que estaba muerto en su pecados, ciego, en tinieblas y encamino al infierno.



6.-ESPECIFICA

“...que pose yo en tú casa.” La invitación de Jesús tenía una finalidad muy específica, Jesús quería convivir con este hombre llamado Zaqueo y para ello este necesitaba abrir las puertas de su casa para recibirlo. Nadie le abre la puerta de su casa o pide entrar a esta si no tiene la intención de convivir en forma muy personal e íntima con la otra persona (Apocalipsis 3:20).

Jesús no le pidió qué lo aceptara, él quería tener una relación estrecha con este hombre pecador.




LAS ACTITUDES


A) LA RESPUESTA

Lucas 19:6

“Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.”


Zaqueo entendió lo que Jesús le estaba pidiendo y sin perder tiempo bajo de ese árbol rápidamente y lo recibió en su casa con una gran alegría. Este hombre se olvidó de su entorno y obedeció a la petición de Jesús sin objeciones o preguntas.

Zaqueo no le aceptó sino fue más allá y abrió las puertas de su casa y le permitió entrar a su vida. Esta respuesta muestra que Zaqueo se sometió a la autoridad de Jesús.



B) LA OPOSICIÓN

Lucas 19:7

“Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.”


La multitud no pasó este evento por alto, las opiniones y la oposición no se pudieron esperar. No solo Zaqueo fue motivo de críticas al recibir esta invitación de Jesús por ser un hombre malo y traidor, pero las críticas también fueron severas en contra de Jesús. ¿Cómo era posible que Jesús fuera capaz de querer convivir con este hombre que era un ladrón y traidor a la nación?

¿Porque la gente se opuso y se molesto a que alguien tan malo pudiera ser perdonado? Por la sencilla razón de que ellos creían ser mejores que Zaqueo, ellos se consideraban buenos al lado de este hombre y al usar la comparación se cegaban a la realidad de sus vidas, ellos eran igual de pecadores que Zaqueo y ellos también tenían la necesidad de esta invitación de Jesús. Así lo dice Dios a través de Pablo en su carta a los Romanos: “Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:22-23).

¿Por qué Jesús no los invito a ellos? Porque conocía sus corazones y el orgullo que había en ellos. Esta multitud jamás hubiera recibido a Jesús en sus casas, ellos no lo querían, ni le reconocían como el Hijo de Dios y no aceptaban ser pecadores separados de Dios; por ello les era imposible entender lo mucho que lo necesitaban.



C) UN CAMBIO RADICAL

Lucas 19:8

“Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.”


Lo primero que hace Zaqueo es reconocer como Señor a Jesús en su vida, ya no era un simple profeta milagroso o un maestro excelente para él, Jesús se convirtió en su amo, en su máxima autoridad, el gobernante de su vida.

Zaqueo ya no podía continuar como era, fue invitado en la condición pecadora en la que estaba pero ahora ocurre un cambio sorprendente en su vida, había muerto su vieja naturaleza dominada por el pecado para ahora ser transformado en un hombre nuevo.

Nadie al recibir a Jesús puede quedarse como estaba. Zaqueo muestra este cambio al perder su amor por lo material y ofrece dar la mitad de su dinero a los necesitados, el dinero dejó de ser su dios, este hombre había violado los mandamientos divinos que le había separado del único y verdadero Dios. Zaqueo entendía ahora que Dios iba a proveer por él, el dinero se convirtió en un medio que también podía usarlo para ayudar, ya no le era una necesidad. Además de acuerdo con la Palabra de Dios en Números 5:6-7 se tenía que restituir lo robado y añadir solo la quinta parte como compensación al afectado, pero este hombre fue más allá y devolvió un 400% que esto era solo aplicable al robo de un animal el cual era considerado como el robo más vil y bajo que se podía llevar a cabo (Éxodo 22:1) por lo que él mismo se impuso la multa del peor ladrón que existía. Zaqueo confesó y reconoció su pecado ya que sin ello no se puede recibir el perdón de Dios. Las Escrituras establecen: “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia” (Proverbios 28:13) y el salmista nos dice: “Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah” (Salmos 32:5).


La restitución de lo robado, el ayudar a los pobres fueron actos que ocurrieron después y no antes de haber recibido la invitación de Jesús, estos actos revelan que su conversión y su fe eran reales ya que la fe sin obras es muerta (Santiago 2:18) pero que la salvación es un regalo de Dios por lo que no son necesarias las obras (Efesios 2:8-9). Una vida transformada por Dios se demuestra a través de los actos. Nadie recibe a Jesús sin dar muestras evidentes de que él es el Señor de su vida.



D) UN RECONOCIMIENTO

Lucas 19:9

“Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.”


Ahora Jesús reconoce en Zaqueo un verdadero hijo de Dios, primero porque en un momento específico de su vida este hombre volvió a nacer de nuevo al responder al llamado y recibir a Jesús como su Salvador y segundo porque este nuevo nacimiento espiritual produjo un cambio interno que se demostró con hechos cuando obtuvo el perdón de Dios y ahora Jesús era el Señor de su vida. Efectivamente la salvación había entrado en esa casa ese día. Por ello Zaqueo es declarado como hijo de Abraham, pero Zaqueo era judío y por lo tanto descendiente del fundador de la nación de Israel, entonces ¿porqué dijo esto Jesús? Porque Abraham es el padre de la fe, de los que creen sin lugar a dudas en lo que Dios dice y en lo que Él ofrece (Hebreos 11:6). Pablo afirma que los hijos de Abraham son los que pusieron su fe en Jesús (Gálatas 3:7). Zaqueo era un hombre que había creído, había recibido y había puesto su fe en Jesús como el Hijo de Dios.



UNA SEGUNDA INVITACIÓN AUN VIGENTE

Lucas 19:10

“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”


Esta es la razón por la que Jesús vino a este mundo, Él vino a buscar y salvar lo que se había perdido. Pero nadie puede ser rescatado, ni ser encontrado si no entiende que está perdido. Un corazón rebelde, orgulloso, creyente de que sus actos son buenos, que no tiene pecado, jamás podrá entender la invitación de Jesús y le será imposible descender de su posición elevada y de orgullo que tiene de sí mismo al considerarse buena persona sin la necesidad de un Salvador y al no poder entender esta realidad en su vida lo lleva a continuar perdido y separado de Dios.





INVITACIÓN

La invitación que recibió Zaqueo no se termino ese día, al contrario continua y sigue siendo personal, urgente, precisa, para este momento, necesaria y muy específica. A usted le es necesario responder a esta invitación de Jesús en su condición actual y el día de hoy porque necesita de su perdón para que Él se convierta en el Señor de su vida. Para contestar a esta invitación hay que humillarse, reconocer nuestros pecados en contra de Dios y no debe dejar que la oposición de los demás incluso de su familia y de sus tradiciones religiosas que contradicen lo que claramente Dios declara en Su Palabra le impida tomar esta decisión de recibir a Jesús como su Señor.

Hoy le es necesario responder a la invitación de Cristo, baje de su sicomoro personal, mejor conocido como su orgullo, para arrepentirse, confesar sus pecados y recibir a Jesucristo como su Salvador para que sus pecados sean perdonados y tenga la garantía de la vida eterna.




Le invito a comuncarse con nosoros con sus preguntas y comentarios a: esclabiblia@gmail.com


125 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now