top of page
Buscar
  • JORGE EDUARDO RODRIGUEZ

ENFRENTANDO LA AFLICCIÓN




Autor: Dr. Jorge Rodriguez-Sierra


INTRODUCCIÓN

Las estadísticas actuales indican que 350 millones de personas sufren de depresión, esto es igual a 7 veces la población total de España. Se calcula que entre el 8 al 15% de la población sufrirá depresión por lo menos un episodio durante su vida. Debido a que la angustia y la tristeza pueden ser profundos lleva a considerar a la persona que su sufrimiento no tendrá final pierden el deseo de seguir con vida y 800 mil personas se suicidan y es la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años, lo que nos dice la importancia que tiene este padecimiento. A pesar de los tratamientos médicos y de soporte que hay para tratar esta enfermedad el 60% de los que se recuperaron padecerán una recaída.

Las Escrituras siempre tienen información relevante y oportuna para todo lo que el hombre puede necesitar y puedo ver como la aflicción lleva a la depresión en este Salmo. Es en este canto del Rey David que Dios nos presenta cómo se llega a esta condición, pero también nos presenta cómo se puede enfrentar y vencer.

Es interesante hacer notar que este Salmo en particular sólo podemos saber quién lo escribió, en realidad Dios así lo decidió para que pudiéramos aplicarlo a cualquier situación o problema que lleva a la persona a caer en una profunda tristeza.




LA PERSPECTIVA QUE LLEVA A LA AFLICCIÓN

Salmo 13:1–2 RVR60

“¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?”


La pregunta: ¿Hasta cuándo? aparece 4 veces en los dos primeros versículos. Esta frase nos dice que la persona está frente a una situación la cual parece no tener final, que no se va a resolver pronto y que va a durar por siempre. Esta pregunta sale de un corazón desesperado, cansado, sin esperanza. Al ver lo que predomina en estas palabras iniciales de David podemos notar que se siente totalmente solo, angustiado, triste e incluso que está cerca de morir al expresar: “para que no duerma de muerte” (Salmos 13:3), todos estos síntomas son de alguien que está experimentando una condición emocional negativa profunda.

Cuando la aflicción o problema es visto desde una perspectiva espiritual equivocada lleva a hacer conceptos totalmente incorrectos que solo hunden más a la persona en un problema emocional y espiritual sin salida. Estos los podemos dividir en 3 secciones.


1) Respecto a Dios.

Salmo 13:1 RVR60

“¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?”


Lo primero que vemos al leer este Salmo es que se tiene un concepto equivocado de quien es Dios al negar los atributos que tiene.

“¿Hasta cuándo, Jehová?...” David conoce a Dios al nombrarlo por su nombre propio pero en su primera pregunta le hace responsable de la situación que vive.

“¿Me olvidarás para siempre?...” En la segunda pregunta le manifiesta a Dios que lo olvidó en forma permanente, en medio de su aflicción David le dice a Dios que perdió la memoria y los recuerdos de él; en otras palabras Dios ya no sabe todo.

“¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí?” Finalmente acusa a Dios de esconderse al no acudir a su ayuda.


2) Respecto a si mismo.

Salmo 13:2 RVR60

“¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, con tristezas en mi corazón cada día?”


La mente de David está dominada por el problema solo piensa en ello, en otras palabras se encuentra angustiado y esto le lleva a llenar de dolor su corazón día tras día.


3) Respecto al problema.

Salmo 13:2 RVR60

“¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí?”


En la perspectiva de David el problema solo se está incrementando día con día en importancia y este proceso parece no tener fin tampoco. El problema que al inicio solo parecía una simple colina ahora es una enorme montaña que sigue creciendo en tamaño.

Es la mente donde inicia, radica y se incrementa el problema. La angustia y la tristeza que experimenta ha tomado posesión completa de la persona, este dominio lo lleva a perder el sentido de quién es Dios y en consecuencia el problema solo se hace cada vez mayor, sin una solución que esté cercana. Es tal su condición emocional que cuestiona a Dios y hasta lo culpa. La aflicción lo tiene derrotado, sin esperanza alguna.


LA AFLICCIÓN ES REEMPLAZADA

Salmo 13:3–4 RVR60

“Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío; Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte; Para que no diga mi enemigo: Lo vencí. Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.”


Algo dramático ocurre en la mente y el corazón de David que de estar en una condición emocional negativa profunda donde no ve solución ni término para su problema hace que empiece a cambiar su perspectiva de Dios, del problema y de sí mismo. Y ese cambio inicia cuando lo que piensa de Dios cambia radicalmente y como es su relación con él. Mientras estaba bajo la angustia y la tristeza solo reconoce a Dios por su nombre propio pero ahora lo llama también Elohim que designa a Dios como el que gobierna el universo, el poderoso, grande, juez. Es este cambio de quien es Dios que lo lleva a presentar sus peticiones en lugar de reclamar. Nuevamente vemos 3 secciones en esta etapa de David.



1) Respecto a Dios.

Salmo 13:3

“Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío;...”


Como ya mencionamos Jehova es poderoso y grande por lo tanto ahora su perspectiva de Dios es la correcta y sabe que no lo ha olvidado y que no lo ha abandonado y es por ello que le pide con urgencia que le preste atención, que lo considere con cuidado y que le responda e intervenga en la situación que está viviendo. David está convencido de que Dios tiene el poder y la autoridad de socorrerlo y de sacarlo de la situación que está viviendo. El profeta Jeremías nos dice: “Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre:Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” (Jeremías 33:2-3). Qué cambio tan radical ha ocurrido en la mente y corazón de David.



2) Respecto a si mismo.

Salmo 13:3

“Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte;”


David considera que el problema que vive lo tiene al borde de la misma muerte y por ello le pide a Dios que alumbre sus ojos. David sabe que en él no está la solución solo Dios es quien lo puede resolver. Lo que este rey pide es que Dios le dé discernimiento, entendimiento y sabiduría espiritual. David está haciendo lo que Santiago dice al principio de su carta: “… cuando os halléis en diversas pruebas, ... Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” (Santiago 1:2-5). Solo es Dios quien provee los medios para poder enfrentar el problema. Ya la tristeza y la angustia están a un lado, David sabe que Dios le va a iluminar para salir de esta situación.



3) Respecto al problema.

Salmo 13:4

“Para que no diga mi enemigo: Lo vencí. Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara.”


David sabe que solo en el poder de Dios él va a poder soportar, superar y vencer su problema. Incluso sabe que ya no sera sacudido, no va a temblar, ni va a tropezar emocionalmente ante esta situación que enfrenta. Antes le parecía el problema algo gigante, insuperable pero al tener la perspectiva correcta de Dios su mente lo ubica en la posición correcta ante el problema por lo que nadie va poder decir que fue vencido.

Es importante ver que David no niega su problema, no dice que ya está solucionado, esto ya no es importante ya que sabe que ahora Dios le dará la fuerza, entereza y resistencia para enfrentarlo, el tiempo que dure ya no tiene influencia en su forma de pensar incluso está parado tan firme en la protección y el poder de Dios que ya esté situación no lo va a mover por lo que no va resbalar. Estas son las palabras de Cristo sobre tener el fundamento correcto ante los embates de la vida: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.” (Mateo 7:24-25).

Tener la perspectiva correcta de quien es Dios llevó a David en lugar de reclamar y dudar a doblar su rodilla y poder clamar a él sabiendo de su poder que le iba a sacar del pozo espiritual y emocional en el que se encontraba, Dios le va a llenar de sabiduría para enfrentar el problema. Ahora David esta firme en la dirección, cuidado y protección de Dios, ya no hay dudas porque ahora Dios es el grande y el problema ya no lo es.



DE LA AFLICCIÓN A LA ADORACIÓN

Salmo 13:5–6 RVR60

“Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación. Cantaré a Jehová, porque me ha hecho bien.”


La segunda clave para poder salir del pozo de la tristeza y la desesperación es la frase: “Mas yo”. La decisión es de la persona para superar el descontrol emocional que tiene frente a su problema, Dios nunca lo ha abandonado, quien había abandonado a Dios era David al poner su problema por encima de Dios y solo hasta que David decidió por sí mismo voltear a ver y confiar en Dios es que tiene este cambio de actitud. Estar dominado y hundido en la depresión es una decisión personal donde el hombre tiene la perspectiva incorrecta de Dios al darle más importancia al problema. Nuevamente podemos ver tres secciones.



1) Respecto a Dios.

Salmo 13:5

“Mas yo en tu misericordia he confiado;...”


Los reclamos ante Dios han sido reemplazados por la confianza, que es estar seguro, tener fe, es creer de tal manera que la persona queda en total dependencia de Dios. Esta dependencia está basada en el conocimiento de que sólo merecemos el juicio justo con su sentencia respectiva ante Dios pero él en su misericordia no nos da lo que merecemos. A pesar de no ser dignos en su provisión Dios está en control de nuestras circunstancias no importa que difícil o imposibles de resolver parezcan.



2) Respecto a mi mismo.

Salmo 13:5

“Mi corazón se alegrará en tu salvación.”


La aflicción cambió a gozo, alegría, júbilo pero no porque David estaba experimentando este problema sino porque está seguro de que la victoria es segura, David ya había vencido su estado emocional al depositar su confianza total en el Dios Todopoderoso y él le iba a liberar del problema. Algo muy importante que no debemos de perder de vista es que David no nos ha dicho que el problema ya se resolvió, es más aún no está resuelto pero es tal su fe que en forma anticipada sabe que Dios le llevará a conquistar cualquier situación que esté enfrentando. Eso es tener fe, creer que algo se llevará a cabo sin necesidad de saber cómo va a suceder ni cuando se va a llevar a cabo porque Dios está en control y va a usar esto para bendición: “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de los que lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.” (Romanos 8:28 NTV). Volviendo al pasaje de Santiago nos dice: “Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada.” (Santiago 1:2-4 NTV). Pablo también afirma: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo;por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.” (Romanos 5:1-5).



3) Respecto al problema.

Salmo 13:6

“Cantaré a Jehová, porque me ha hecho bien.”


David es el que ha olvidado el problema, ya no hay nada que mencionar de las circunstancias que lo habían puesto al borde de la muerte a pesar de que esta situación aún no se resuelve. El problema ha sido reemplazado por adoración a Dios. David aun en medio de su problema al llenar su mente de quien es Dios y al depositar su confianza en él es que empieza a elevar alabanzas a través de cantos porque Dios le ha recompensado con la liberación de su condición emocional y eventualmente del problema que lo llevó a dudar. Al final Dios en Su gracia siempre nos da cosas buenas.



DE LO PROFUNDO DE LA AFLICCIÓN A LO MÁS ALTO

David estaba en un pozo profundo emocional, el problema había tomado control de sus emociones, de su sentir, de sus pensamientos de manera que dejó de creer en Dios y esto solo lo hundió más en su angustia y su tristeza pero cuando en la obscuridad de su depresión decidió volver a Dios, a su Dios el Todopoderoso es que su llanto se convirtió en alegría al saber que Dios está en control y que él se encargará de su problema.

Vivir en dolor, angustia,aflicción o depresión es una decisión personal porque cree que el problema o la situación que enfrenta es más poderosa que Dios y que él no podrá ayudarle. Es hora de decir: “Más yo confió en Dios en su misericordia , en su salvación porque sólo él puede convertir las dificultades en bendición para que el cristiano pueda madurar y crecer espiritualmente.”


Necesitamos tener la perspectiva correcta de las pruebas y de su beneficio como Dios lo afirma en la carta de Pedro: “Que toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Es por su gran misericordia que hemos nacido de nuevo, porque Dios levantó a Jesucristo de los muertos. Ahora vivimos con gran expectación y tenemos una herencia que no tiene precio, una herencia que está reservada en el cielo para ustedes, pura y sin mancha, que no puede cambiar ni deteriorarse. Por la fe que tienen, Dios los protege con su poder hasta que reciban esta salvación, la cual está lista para ser revelada en el día final, a fin de que todos la vean. Así que alégrense de verdad. Les espera una alegría inmensa, aun cuando tengan que soportar muchas pruebas por un tiempo breve. Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo” (1 Pedro 1:3-7 NTV)


Las pruebas solo deben hacernos voltear a ver a Dios, pedir su dirección y sabiduría para poder madurar y ser moldeados conforme a su voluntad y alegrarnos no por las pruebas sino porque nada nos puede quitar nuestra salvación y la herencia eterna en Cristo Jesús.



FORMA DE RESOLVER LA AFLICCIÓN

Este Salmo nos muestra una de las formas de resolver problemas, en este caso el movimiento cíclico. La aflicción y la depresión es causada por una serie de cosas en donde hay un proceso cíclico en el cuál el problema inicial es tratado mal, de tal manera que se agranda en espirales descendentes y al final acaba en desesperanza. La única forma de salir de está situación es que este proceso negativo sea roto para ser reemplazado por uno positivo el cual tiene un movimiento ascendente.(5)

Este Salmo no nos dice cuál es el problema pero vemos en la actitud inicial de David una respuesta deficiente y pecaminosa al cuestionar y culpar a Dios quedando esclavo de su pecado, es solo cuando David rompe está espiral descendente al volver al concepto correcto de quien es Dios qué lo vemos iniciar en una espiral ascendente donde su problema es resuelto y termina alabando a Dios.


¿Está viviendo en tristeza, desesperanza y depresión? Es hora de volver a nuestro Creador y único Dios y confiar en él.



Lo invito a comunicarse conmigo con sus preguntas y comentarios a: esclabiblia@gmail.com

















79 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page