• Jorge E. Rodriguez

Jesus Vino a Redimir al Hombre


JESUS VINO A REDIMIR AL HOMBRE

Gálatas 4:1-7

Por: Dr. Jorge E. Rodriguez Sierra

Introducción

Pablo en esta sección de su carta a la iglesia de Galacia se encuentra explicacndo el propósito de la ley de Dios y en base a ello es que puede establecer cuando vino Cristo, por quien fue enviado, como vino a este mundo y para qué fue enviado. Al contestar estas preguntas podemos tener una visión muy clara de la razón por la que un bebé nacio en un pesebre en la ciudad de Belén hace dos mil años.

Esclavos (Gálatas 4:1-3)

"Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo; sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre. Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo." Gálatas 4:1-3

(v.1) Lo primero que establece el Apóstol Pablo es que mientras una persona que legalmente es beneficiario en un testamento para recibir los bienes ahí estipulados de otra persona es un niño pequeño que aún no habla, este es igual y no es nada diferente a una persona que está bajo la posesión legal de otra persona por lo que su vida y propósito están determinados por ella. En otras palabras, una persona rica mientras es un niño pequeño es idéntico al esclavo que trabaja para él, a pesar de ser el dueño legal de todo.

(v.2) Mientras es un niño incapaz de valerse por sí mismo es necesario que esté bajo la supervisión, vigilancia y cuidado de otras personas que deciden todo por él, hasta que su padre así lo decida. Por lo tanto no tiene la madurez para tener los privilegios que goza un adulto. Así este niño rico no tiene voluntad propia ni la posibilidad de decidir y por ello tiene las mismas características que un siervo.

(v.3) Ahora Pablo explica la razón de esta analogía y le dice a estos cristianos que ellos en un tiempo pasado fueron personas inmaduras y por ello estaban bajo el control de los principios morales y creencias de este mundo. Este mundo representa los deseos de la carne, la codicia de los ojos y la arrogancia de la vida (1 Juan 2:16), el mundo está bajo control de Satanás (1 Juan 5:19).

Jesús nos da una explicación más amplia en la conversación que tuvo con los religiosos que habían creído en él al decirles que si seguían sus enseñanzas iban a conocer la verdad y serían libres, ellos sorprendidos contestaron que no eran esclavos de nadie, Jesús les respondió que toda persona que practica el pecado está bajo el control de este y por lo tanto es su señor (Juan 8:31-35). Pablo nos dice que quien voluntariamente obedece al pecado en todo es esclavo de este (Romanos 8:16).

El hombre está cegado y le es imposible entender que la supuesta libertad que goza realmente es una esclavitud al pecado y está en franca rebeldía contra Dios, su entendimiento está oscurecido y no pueden ver la luz de la verdad, ni entender el juicio ni la gracia de Dios (Romanos 1:21, Efesios 4:17-19). Está es la condición de todo hombre, está separado de Dios y en la necesidad total de un Salvador (Romanos 3:23).

Un libertador (Gálatas 4:4)

"Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley," Gálatas 4:4

A partir de que el hombre es un esclavo del pecado Pablo nos da la razón por la cual vino Cristo.

Lo primero que hace es decirnos cuando vino. Jesús vino en el momento exacto que había sido establecido por Dios desde un principio. Desde que el hombre cometió el primer pecado Dios estableció que un Salvador iba a venir a destruir el pecado (Génesis 3:15) justamente en el ambiente cultural, político y religioso que era perfecto para que cada una de las profecías pudieran ser cumplidas.

Después nos contesta qué Dios fue quien envió a Jesús, algo que se afirma continuamente en el Nuevo Testamento (Juan 5:30, Romanos 8:3).

Pablo explica cómo a través de un embarazo virginal Jesús vino a este mundo pudiendo como hombre recibir el castigo que el hombre merecía y como ser divino poder pagar en forma completa la deuda de cada hombre con Dios (Lucas 1:30-35, Mateo 1:23) y también como hombre vino a obedecer la ley y al cumplir cada mandamiento pudo ser el sacrificio perfecto para el pago que Dios demandaba por el pecado (2 Corintios 5:21, 1 Juan 3:5, Efesios 5:2).

Liberados (Gálatas 4:5)

"para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos." Gálatas 4:5

En el tiempo establecido Dios envió a Cristo como hombre sujeto a obedecer la ley con un solo propósito: la redención.

La palabra redimir significa liberar de un mal al comprarlo de regreso. Esto implica comprar la deuda de un esclavo con el objetivo de darle libertad. Cristo pagó el precio para liberarnos de la maldición de la ley (Gálatas 3:13). La ley solo fue dada para que pudiéramos entender la condición caída qué tenemos (Romanos 3:19-20). La ley es perfecta (Salmos 19:7), los imperfectos somos nosotros (Salmos 14:2-3). La ley nos hace ver las demandas de Dios y como el hombre es incapaz de cumplirlas está sujeto al pago justo que es la muerte eterna (Romanos 6:23). A eso vino Cristo a pagar el precio de nuestras ofensas ante Dios.

Pero esta redención tiene una condición de exclusividad, Jesús murió por todo el mundo (Juan 3:16) pero solo es efectiva para aquellos que estaban bajo la ley. Esto implica que solamente aquellos que entienden su condición de pecado y que están separados de Dios al haber entendido las demandas de la ley son los que habrán de conseguir que el pago realizado por Cristo en la cruz sea efectivo para ellos. Para ello se requiere que dejen de ser niños espirituales (inmaduros) los cuales son incapaces de entender lo que Dios dice claramente.

Declarase culpable ante Dios, creyendo y recibiendo a Cristo como Salvador quien pagó el precio ante Dios de los pecados cometidos, le conduce como consecuencia a un evento excepcional, Dios lo adopta como hijo. Así es, todos somos creación de Dios pero solo aquellos que se arrepienten al declararse culpables ante la ley, pasando de ser inmaduros a personas maduras, Dios les da la autoridad de ser llamados hijos de Él (Juan 1:12-13, Efesios 1:5).

La expresion de la Libertad (Gálatas 4:6)

"Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!". Gálatas 4:6

Al momento de recibir a Cristo como Señor y Salvador, Dios sella al hombre maduro con el Espíritu Santo como un pago en garantía de que lo prometido se va a cumplir (2 Corintios 1:21-22, Efesios 1:3-4). La seguridad de la salvación no viene de una idea inventada por el hombre sino viene de la convicción que da el Espíritu Santo. Y debido a que el Espíritu Santo mora en el hijo de Dios es que ahora puede referirse a Dios con términos de cariño, en otras palabras es que al pensar y hablar de Dios se hace con amor que solo refleja la gratitud por la gracia y misericordia recibidas.

El promesa de la Libertad (Gálatas 4:7)

"Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo." Gálatas 4:7.

El hombre que pasó de niño a adulto en términos espirituales, lo que lo llevó a dejar la esclavitud del pecado y ahora es hijo de Dios, lo hace acreedor a una herencia eterna que Dios a través de Cristo ha prometido y que él gano al moriri en la cruz pagando por los pecados del hombre. Es cierto hay un lugar para el creyente donde estará con Cristo para siempre (Juan 14:2-3, Tito 3:7). El hombre que cree en Cristo se ha convertido en un beneficiario de las promesas de Dios y para ello no tuvo nada más que hacer que creer y responder al llamado de Dios de arrepentimiento.

Jesús vino a darle libertad

Es hora que usted tome la decisión de pasar de una condición de inmadurez espiritual que lo tiene cautivo en pecado y pase a la madurez espiritual que solo en Cristo es posible conseguir. Cristo vino a pagar su rescate, a darle libertad, a transformarlo en un nuevo hombre lleno de amor y paz. Usted no puede liberarse de su condición, usted necesita ser rescatado, la mejor noticia que puede escuchar es que Cristo pagó su rescate en su totalidad, solo crea, reciba a Jesús como su Salvador y entrara a la familia de Dios y suya será la promesa segura de una eternidad al lado de Dios.

El festejo de un pesebre en estas fechas apunta a quien pagó su rescate, deje de luchar contra Dios y reciba el regalo que en Cristo Dios le ofrece el día de hoy.


441 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now