• Dr. Jorge E Rodríguez Sierra.

Jesus vino a ser siervo

Actualizado: nov 13


Jesús vino a ser siervo

Romanos 15:8-13

Por: Dr. Jorge E. Rodriguez Sierra.

Introducción

En tiempo de Navidad, las casas se adornan, la gente sale de compras, se preparan los regalos, se diseña la cena. En medio de toda esta algarabía es muy fácil perder el enfoque y la razón de todos estos festejos, tristemente el festejado es olvidado. Sin embargo no solo sucede esto sino que no se entiende el motivo por el cual Jesucristo siendo Dios se hizo hombre y vino a nacer en un pesebre. En esta serie veremos las razones de este increíble acontecimiento que dividió la historia del mundo en dos y es el autor más prolífico del Nuevo Testamento el Apóstol Pablo quien inspirado por Dios nos deja perfectamente claro la razones de este evento extraordinario.

Una explicación (Romanos 15:8)

“Pues os digo,...”

En esta sección de su carta el Apóstol Pablo se enfoca en establecer que el mensaje del Evangelio no solo es exclusivo para Israel sino es un mensaje que incluye a todo hombre de todas las naciones. El mensaje de Dios es universal, no hay excepción de personas. Esto quedó establecido desde el Antiguo Testamento (Deuteronomio 10:17, 2 Crónicas 19:7), a Jesús le reconocieron que no hacía diferencia de personas (Lucas 20:21), los discípulos lo comprendieron y lo declararon (Hechos 10:34, Romanos 2:11, Gálatas 2:6, Efesios 6:9, Colosenses 3:25, 1 Pedro 1:17).

Es por ello que Pablo llama a la unidad, a la fraternidad sin hacer diferencia entre las personas y pide que se reciban unos a otros (Romanos 15:7) con la finalidad de que Dios reciba la gloria al actuar de este forma.

Esto da lugar a una explicación lógica que él va a exponer y con ello dar el significado correcto. Pablo nos va a decir la forma en la cual Cristo vino a este mundo y sus tres objetivos; el primero es para todo el mundo, el segundo es para la nación de Israel y el ultimo es para las naciones gentiles.

Una transformación

“...que Cristo Jesús vino a ser…”

Cristo es el nombre propio de Jesús de Nazaret (Mateo 27:17). Cristo significa el Ungido de Dios, el Mesías es el título de Jesús en el Antiguo Testamento (Juan 1:41, 4:25). Cristo es el nombre en griego y Mesías en hebreo. Jesús es el Mesías prometido al pueblo de Israel quien vendria a rescatarlos del yugo y de la opresión del pecado como quedó establecido en las profecías de Daniel (Daniel 9:25,26), este nombre nos habla de que Jesús tiene la aprobación y fue seleccionado por Dios. Así queda bien establecido que Jesús es el Cristo, el Mesías; él ya vino a este mundo y por lo tanto estamos esperando su segundo regreso.

La frase “vino a ser” nos habla de entrar, de asumir cierta posición, comportarse de cierta forma, también nos habla que está condición es totalmente diferente a la que se poseía previamente. Es una transformación que tiene un propósito al comportarse de una forma muy concreta y específica.

Una sujeción

“...siervo de la circuncisión…”

Siervo es alguien que espera y atiende a las necesidades de otros, es quien lleva a cabo las órdenes de otra persona. Por lo que Pablo establece que Jesús de Nazareth, quien nació en Belén, hijo de José y María es quien siendo Dios dejó su posición la cual tenía para convertirse en alguien sujeto a obedecer las órdenes de otra persona. Este es el grado máximo de humillación, el Creador, el dueño del Universo, Dios Todo Poderoso no se aferró a seguir siendo Dios sino que se despojó de sus privilegios por voluntad propia y se hizo semejante a los hombres y no solo esto sino que siendo hombre aún se humilló más él mismo y en obediencia a su Padre fue a morir, pero no una muerte cualquiera, sino la más vil, cruenta y despiadada, destinada a lo peor de la sociedad, la muerte en una cruz (Filipenses 2:5-8).

¿Jesucristo a quien quedó sujeto? A la circuncisión, esto se refiere al grupo de personas que creen en el requerimiento de un acto externo para pertenecer a la familia de Dios. Lo que se hacía era la remoción quirúrgica del prepucio del miembro masculino como un acto simbólico en donde se acordaba unirse a cierto grupo, en este caso al pueblo de Israel. Jesús nacido en Israel y como judío fue circuncidado en su infancia e identificado físicamente con el convenio de Dios con esta nación (Génesis 17:11-14). Jesús quedó sujeto a la Ley y así lo expresó que él vino a obedecer la Ley no a quitarla o cambiar lo dicho por los profetas (Mateo 5:17-18). Jesús obedeció la Ley al ser tentado pero nunca peco (1 Pedro 2:21-23, Hebreos 4:15).

Jesús siendo Dios fue quien dio la Ley y él mismo en forma voluntaria quedó sujeto bajo la Ley. En este cambio tan radical en la vida del Hijo de Dios, de Rey a siervo, Pablo nos dice los tres objetivos de este cambio.

Objetivo 1: Mostrar

“...para mostrar la verdad de Dios,...”

Él primer objetivo fue para marcar qué Cristo está a favor de y por la causa de la verdad de Dios. La verdad es el mensaje que se conforma a la realidad, a los hechos, de acuerdo con lo que realmente sucedió, tiene consistencia, firmeza, constancia y duración. La verdad se define en una persona que es Jesucristo (Juan 14:6). Cristo vino a dar a conocer a Dios porque ellos son uno mismo (Juan 14:8-11, 10:30).

Objetivo 2: Confirmar

“...para confirmar las promesas hechas a los padres,....”

El segundo objetivo fue para confirmar y establecer la verdad, y esta verdad pueda ser creída. Dios inspiro a los profetas del Antiguo Testamento para que pusieran por escrito una serie de promesas que llevaría a cabo en un futuro. La promesa era la venida de un Mesías (Génesis 22:18, Gálatas 3:16); Dios anunció a los judíos el nacimiento y el reinado del Mesías (Isaías 9:2-8, 11:1-10), solo en el Evangelio de Mateo hay 9 referencias de la promesas que se cumplieron en Cristo (Mateo 1:22-23, 2:15, 2:23, 4:14, 8:17, 12:17, 13:35, 21:4, 27:35).

Objetivo 3: Glorificar (Romanos 15:9)

“....y para qué los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia,....”

Los gentiles son aquellos pertenecientes a las naciones que no estaban aliadas ni confiaban en el Dios de Israel. La verdad al hacerse manifiesta y revelada a todo hombre permitio a los gentiles tener la oportunidad de recibir la misericordia de Dios. La misericordia es no recibir lo que se merece en consecuencia de los actos llevados a cabo. Dios tambien estaba extendiendo el perdon de pecados no solo a los judios sino tambien a todos los hombres de las naciones del mundo. Esto llevaría a los pobladores de estas naciones a reconocer, aceptar y a estimar el carácter, la naturaleza y los atributos de Dios.

¿Cómo glorificar a Dios? (Romanos 15:9-12)

"y para que los gentiles glorifiquen a Dios por su misericordia, como está escrito:

Por tanto, yo te confesaré entre los gentiles, Y cantaré a tu nombre.

Y otra vez dice: Alegraos, gentiles, con su pueblo. Y otra vez: Alabad al Señor todos los gentiles, Y magnificadle todos los pueblos. Y otra vez dice Isaías: Estará la raíz de Isaí, Y el que se levantará a regir los gentiles; Los gentiles esperarán en él." Romanos 15:9-12 RV60

Pablo describe seis formas diferentes de alabar y reconocer a Dios.

1) Confesarle. Es profesar gratitud, alabanza y reconocimiento a Dios dando honor en forma abierta.

2) Cantarle. Elevar alabanzas en honor a Dios acompañado por instrumentos musicales.

3) Alegrarse. Es sentirse lleno de gozo, felicidad al celebrar a Dios.

4) Alabadle. Manifestar la grandeza de Dios y sus obras en una acto de alabanza.

5) Magnificarlo. Es admirar y exaltar a Dios en forma verbal.

6) Esperar. Es depositar y tener confianza en Dios, especialmente en lo que se relaciona al futuro.

Una transformación que puede ser suya (Romanos 15:13)

"Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer, para que abundéis en esperanza por el poder del Espíritu Santo. " Romanos 15:13 RV60

1) ¿Quien puede dar esta transformacion? Solo Dios puede, no hay nada ni nadie más; ni el poder, ni el dinero, ni ninguna otra persona o sistema religioso le puede ofrecer la esperanza que solo se encuentra en Dios a traves de Cristo.

2) Lo que usted puede recibir: tener esperanza segura, llenarse de gozo y paz.

3) El único requisito: Creer en Cristo Jesús (Juan 5:24, 11:25, Efesios 2:8-9, Tito 3:5-7), las obras no son necesarias.

4) La consecuencia: Abundar en esperanza. Es tener más que suficiente, tener en gran cantidad una confianza razonable en los eventos futuros, es saber qué se tiene vida eterna (Juan 10:10, 1 Pedro 1:3-5). Es el poder del Espíritu Santo quien confirma esta verdad y da seguridad.

Jesús vino a transformar su vida y cambiar su destino eterno solo le es necesario creer. Le invito a que tome hoy el regalo que Dios le ofrece, arrepientase de sus pecados y reciba a Jesucristo como Señor y Salvador.

Le invitamos a escribirnos con sus comentarios y preguntas: esclabiblia@gmail.com


26 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now