top of page
Buscar
  • Foto del escritorJorge E. Rodriguez

5 Panes y 2 Peces Primera Parte

Actualizado: 25 feb



Autor: Dr. Jorge E. Rodríguez Sierra



INTRODUCCIÓN

Cinco mil gentes fueron alimentadas por solo 2 peces y 5 panes después de que Jesús dio gracias por ellos, simplemente imposible pero para Dios lo imposible no aplica ni aplicara jamás.

Es muy fácil al leer este pasaje y al ser sorprendidos por tan increíble milagro pasar desapercibido una serie de detalles que nos enseñan lecciones muy valiosas, por algo dijo Jesús: “Escudriñad las Escrituras”. Esta es la historia de un extraordinario milagro jamás visto e imposible de replicar. Este evento es relatado por los cuatro autores de los Evangelios pero solo el Apóstol Juan nos presenta en forma más específica la interacción entre algunos de los participantes. Y el primero en ser presentado es el Apóstol Felipe.

Importante aclarar que este es el Felipe el Apóstol no el diacono que aparece en el libro de los Hechos a partir del capitulo 6.



FELIPE: SU INICIO

Juan 1:43–46 RVR60

43 El siguiente día quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme.

44 Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro.

45 Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos hallado a aquél de quien escribió Moisés en la ley, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, de Nazaret.

46 Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve.

Del discípulo Felipe no hay mucha información en los Evangelios. Juan es quien nos habla más de él, el lugar de origen de este Apóstol era Betsaida (Juan 1:44) la misma ciudad de Pedro y Andrés.


Lo primero que la Biblia nos dice de Felipe es como conoció a Jesús. Este Apóstol fue visto por Jesús y simplemente le dijo sígueme y él dejando todo atrás lo siguió. La primera acción de Felipe como seguidor de Jesús fue buscar a Natanael y decirle que Jesús era el Mesías prometido en las Escrituras (Juan 1:45), ante la duda de su amigo Felipe no vacilo en invitarlo a que lo acompañara y viera por sí mismo a Jesús, sus palabras textuales fueron: ven y ve (Juan 1:46). La Biblia no nos dice que fue lo que vio en Jesús para que no dudara y le siguiera, pero esta convicción lo llevo a buscar a alguien más y apuntar a Jesús como el Mesías prometido, pero al seguir leyendo y descubriendo lo que la Biblia nos dice de Felipe encontramos que la siguiente vez que lo menciona es en este milagro de la alimentación de los cinco mil y al leer podemos descubrir que algo paso en su relación con Jesús que causo que Jesús lo probara.



FELIPE: CONFRONTADO POR JESÚS

Juan 6:5 RVR60

5 Cuando alzó Jesús los ojos, y vio que había venido a él gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos?


La siguiente vez que leemos algo acerca de Felipe en forma directa es en el pasaje de la alimentación de los cinco mil, Jesús escoge a Felipe para dirigirse a él y hacerle una pregunta ya que se enfrentaban a un serio problema, muchísima gente los había seguido, se había hecho tarde y no habían comido (Mateo 14:15), y lo que le pregunta Jesús como iban a resolver esa situación.

Es muy fácil leer superficialmente y no captar correctamente lo que Jesús estaba preguntándole a Felipe. La pregunta literalmente lee así: ¿como le vamos hacer o que acción tomarías para comprar la comida suficiente para alimentar a toda esta gente? Algunos comentaristas dicen que como Felipe era de esa región fue la razón por la que le pregunto ya que debería saber como se podía resolver esta situación, pero esto no fue así. Lo que Jesús quería que le respondiera Felipe era solamente como a solucionar este problema que enfrentaban. Jesús quería escuchar a Felipe dar la solución.



FELIPE: EXAMINADO POR JESÚS

Juan 6:6 RVR60

6 Pero esto decía para probarle; porque él sabía lo que había de hacer.


¿Porque Jesús escogió a Felipe entre sus doce discípulos para preguntarle? El mismo pasaje nos dice que fue para probarlo, esto implica poner a prueba para determinar la naturaleza de algo incluyendo imperfecciones, defectos; es examinar. Jesús sabia lo que iba hacer para dar de comer a todas estas personas pero primero le hace esta pregunta a Felipe. Nada de lo que Jesús hizo fue sin sentido y todo tuvo un propósito muy específico.

Este discípulo necesitaba ser confrontado para que él pudiera ver en donde estaba su fe y que era lo que creía. Jesús conocía su corazón y lo que estaba pasando por su cabeza pero la pregunta era mas bien para que Felipe supiera en donde estaba parado en su confianza y que era lo que exactamente creía, el mismo Juan nos dice en su evangelio: “y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.” (Juan 2:25). La pregunta era para beneficio de Felipe.

Si nosotros no somos confrontados para ver con honestidad en donde estamos en nuestra relación con Dios fácilmente podemos creer que estamos bien, pero en realidad pudiéramos estar alejándonos peligrosamente de Él. ¡Que lamentable que este tipo de confrontación ha sido abandonado por los líderes de la Iglesia y por sus miembros! Al parecer se cree que no es necesario que se valore en donde está el cristiano espiritualmente porque esto pudiera ser ofensivo y por ello miles de personas que están dentro de una religión piensan que tienen una relación honesta con Dios cuando en realidad nunca han puesto su fe en Jesús y no se han arrepentido de sus pecados, estas personas están llenas de religiosidad pero al final de sus vidas solo les espera la separación eterna de Dios y el infierno. Las iglesias actuales están llenas de personas que se dicen ser cristianos sin embargo no imitan a Cristo en lo más mínimo.



FELIPE: SU CONTESTACIÓN

Juan 6:7 RVR60

7 Felipe le respondió: Doscientos denarios de pan no bastarían para que cada uno de ellos tomase un poco.


¿Pero para que probar a Felipe? La contestación de Felipe nos lo permite saber. Felipe no tardó en responder y rápidamente dijo que doscientos denarios no servirían para que todas estas personas pudieran comer, incluso solo dando un pequeño pedazo de pan no alcanzaría para todos, por lo que este problema era imposible de resolver. De acuerdo con Mateo 20:2 un denario era la paga por un día de trabajo, por lo que Felipe le estaba diciendo a Jesús que ni con la paga de más de 6 meses de trabajo de una persona seria suficiente para darle de comer a tanta gente. Por la contestación podemos ver a Felipe como un hombre que en lugar de madurar en su confianza en Jesús las dudas lo empezaron a agobiar y una zanja empezó a formarse en su relación con Jesús. Felipe fue confrontado en su fe, que era lo que creía de Jesús, a quien ya le había visto hacer grandes milagros.

Viendo con mas detenimiento la contestación de Felipe podemos ver un problema muy grande ya que en ningún momento Jesús le pregunto cuánto dinero se necesitaba para que este problema se resolviera. La respuesta nos deja ver en donde estaba la condición espiritual de este discípulo, Felipe tenía sus ojos puestos en lo material en este caso en el dinero, a él no le preocupo si había un lugar donde comprar la comida y si tendrían suficiente, a él solo le preocupaba la enorme cantidad de dinero que se necesitaba para poder resolver la situación en una forma adecuada. La respuesta parece muy adecuada ya que si no se tenia el dinero para comprar el alimento de que servia buscar un lugar donde comprarlo.

Podemos decir que Felipe tenia puesto sus ojos no en Cristo sino en lo material. La actitud de este discípulo no es nada diferente de cómo nuestra sociedad esta viviendo el día de hoy, todo se centra en el dinero, la gente es capaz de dar la vida, violar las leyes, pasar sobre los demás con el solo propósito de obtener más, porque el dinero es considerado la fuente que todo lo provee y peor aun creen sinceramente que es la fuente de la felicidad y lo que le da propósito a la vida; todo gira en torno a la economía y el dinero. Un abogado decía lo que más le duele a la gente de esta generación es perder dinero porque ahí está puesto su corazón. Pablo dijo que el amor al dinero es la raíz de todos los males y por este amor algunos se extravían de la fe y es causa de muchos dolores (1 Timoteo 6:10).

FELIPE: SIN RESPUESTA POR PARTE DE JESÚS

SIN PASAJE BÍBLICO APARENTE


Jesús no le contesto a Felipe, por lo que no lo reprendió, ni le corrigió, simplemente el evento continuo. Felipe no vuelve a ser mencionado por Juan en este evento. Pensaríamos que Jesús perdió una gran oportunidad de que Felipe pudiera corregir su error. Pero sería muy equivocado pensar que Felipe quedo sin la respuesta correcta, Jesús más adelante les dice lo que necesitaba Felipe saber y creer.


A) ENFOQUE EN LO ESPIRITUAL

Juan 6:27 RVR60

27 Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre.


Jesús quería que entendieran que deberían buscar no el pan para alimentarse físicamente sino la comida espiritual y eso les llevaría a poner sus ojos en Cristo


B) JESÚS ES LA RESPUESTA

Finalmente Jesús les dice que Él es el pan de vida y que el que viene a Él estará satisfecho


Juan 6:35 RVR60

35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.


Esta era la respuesta que Felipe sin lugar a dudas debería haber dado a la pegunta de donde comprarían la comida para toda la gente reunida en ese día, y la respuesta correcta de Felipe a Jesús debió ser unas palabras parecidas a estas: “Yo no lo sé, pero estoy seguro que para ti no hay nada imposible y mi confianza esta puesta totalmente en ti y sé que tú eres capaz de resolverlo, dime lo que tengo que hacer”. Felipe ya había visto los milagros que Jesús, pero él no estaba dispuesto a creer ni a confiar en Jesús.



FELIPE: EVENTOS DESPUÉS DEL MILAGRO

Los eventos que describe Juan sobre Felipe nos permiten ver como esta sanja entre Felipe y Jesús se había incrementado.


1) FELIPE: PIDIENDO AYUDA

Tiempo después unos griegos se acercaron para conocer a Jesús


Juan 12:20–22 RVR60

20 Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta.

21 Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús.

22 Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús.


Estos hombres quizás buscaron a Felipe primero porque era el único de los 12 discípulos con un nombre griego, ante la petición de estos hombres Felipe no va a Jesús inmediatamente sino que decide ir primero con Andrés y luego ambos llevaron a estos hombres a Jesús pero el pasaje nos hace ver que es Andres quien toma la iniciativa. Felipe en realidad no necesitaba a Andrés, él era discípulo de Jesús y tenía acceso directo a él pero por su actitud vemos que no tenia confianza en Él y requería de alguien más para poder llevar a otras personas a Jesús. Como cambio Felipe, antes era el hombre que buscaba a los demás para llevarlos a Jesús y los animaba afirmando que era el Mesías prometido y ahora requería de un compañero discípulo para que entre ambos los llevaran a Jesús, este discípulo mostró un cambio de 180 grados en su relación con Jesús.

Pero Juan nos presenta un evento mas donde vemos a Felipe demostrar que ya no creía en Jesús como el Mesías.


2) FELIPE: EXIGIENDO VER A DIOS

Juan 14:6–11 RVR60

6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.

8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.

9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.

11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.


Después vemos a Felipe escuchando decir a Jesús que si lo conocían a Él entonces conocían a Dios y ya lo habían visto, estas palabras de Jesús llevaron a Felipe a pedir que le permitiera ver directamente a Dios y que con eso era suficiente, esta actitud y palabras de Felipe llevaron a Jesús a reprenderlo porque no creía que Jesús fuera Dios, ese era el problema principal de Felipe, a pesar de todo el tiempo que llevaba siguiendo a Jesús continuaba dudando y ni siquiera el haber visto todos los milagros de Jesús le habían sido suficientes para creer que Jesús era el Mesías prometido, Felipe había abandonado su fe.

Definitivamente Felipe había perdido el camino, ya no era el hombre que al ver a Jesús creyó en él e inmediatamente llevo el mensaje a otros. Este judío se resistía a creer en Jesús como el Mesías, por ello no creía que Jesús fuera capaz de alimentar a 5 mil hombres y sus familias, no tenía la confianza de venir a él directamente por eso busco apoyarse en Andrés y finalmente se resistía a creer que Jesús fuera Dios por ello pide que Jesús le permita ver a Dios para creer.

Esta historia de Felipe continua repitiéndose cada día, vemos personas que al saber y oír de Jesús inmediatamente dejan todo lo que creían para empezarlo a seguir, pero todo resulto un acto emocional ya que cuando empiezan a caminar con Jesús y siguen con sus vidas, las dudas los asaltan y se dan cuenta que son incapaces de creerle y demandan señales que puedan ver y tocar para que puedan creer sin dudar.



FELIPE: UN CAMBIO INESPERADO

Los siguientes actos de Felipe ya no son descritos en forma particular sino junto con los demás discípulos hasta el arresto, juicio y crucifixión de Jesús. Al igual que los demás discípulos Felipe lo abandono y huyo, pero al tercer día todo empezó a cambiar cuando supo y eventualmente vio a Jesús con vida nuevamente. Ahora no es Felipe quien le pide a Jesús que demuestre que es él quien resucito, ya no demanda mas señales como lo hace Tomas: “Pero Tomás, uno de los doce, llamado Dídimo, no estaba con ellos cuando Jesús vino.Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré.” (Juan 20:24–25).

La última vez que sabemos algo de Felipe registrado en la Biblia es cuando junto con los otros discípulos se unen a orar en el Aposento Alto


Hechos de los Apóstoles 1:12–14 RVR60

12 Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte que se llama del Olivar, el cual está cerca de Jerusalén, camino de un día de reposo.

13 Y entrados, subieron al aposento alto, donde moraban Pedro y Jacobo, Juan, Andrés, Felipe, Tomás, Bartolomé, Mateo, Jacobo hijo de Alfeo, Simón el Zelote y Judas hermano de Jacobo.

14 Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.


y posteriormente recibir el Espíritu Santo: “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” (Hechos 2:1–4)

El ver a Jesús resucitado hizo a este hombre dejara de dudar y de resistirse a creer, fue transformado en un verdadero creyente en donde todas sus dudas desaparecieron para siempre.

Siempre será más importante como se termina que cómo se empezó o que paso durante el trayecto, Felipe empezó excelente para perderse en el camino y al final vemos que no le dio la espalda a Jesús y nos despedimos de él viéndolo como un hombre de oración y hablando en lenguas para testificar a los demás que Jesús es el Cristo; “ Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo. Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua. Y estaban atónitos y maravillados, diciendo: Mirad, ¿no son galileos todos estos que hablan? ¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de Africa más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.” (Hechos 2:5–11).

La Biblia no nos dice más de Felipe pero la historiadores de la Iglesia primitiva nos dicen que Felipe fue martirizado en Asia Menor ocho años después de Santiago, pero antes de su muerte multitudes vinieron a los pies de Cristo por sus predicaciones.



USTED: QUE CONTESTARÍA A LA PREGUNTA DE JESÚS

¿Que es lo que cree de Jesús? Esa es la pregunta que hoy debe contestar usted.

Felipe el discípulo de Jesús que empezó bien pero dejo que la duda lo llevara a alejarse de él haciendo casi imposible creer en Jesús como el Hijo de Dios prometido a menos que tuviera evidencias que él exigía. Pero es extraordinario saber que Jesús nunca lo abandono, conocía su mente y corazón a la perfección por eso lo confronto para que no terminara perdido y al final fuera capaz de creer sin dudar. De la misma forma Jesús el día de hoy tampoco nos abandona y sé que Dios usara situaciones para nuestro beneficio que nos llevaran a ser confrontados en donde tenemos puesta nuestra fe. Hoy Jesús le está cuestionando como a Felipe a través de este pasaje en que cree usted, si es capaz de confiar que Él es el Hijo de Dios y puede creer en él como su Salvador personal. Quizás empezó bien como Felipe pero puede ser que ahora se este alejando de su relación con él y ya este dudando de Jesús como Dios y Salvador, hoy es la oportunidad de corregir su relación con Jesús.

Mi oración es que usted responda con una fe total en Jesús, crea que él es Dios, el es la verdad, la vida y el único camino que conduce a la reconciliación con Dios (Juan 14:6). No deje que su respuesta a Jesús sea una emocional, que al final lo llevara a dudar perdiendo el camino y terminara alejado de Dios por la eternidad. Hoy es el día que usted puede ser salvo.



Lo invitamos a comunicarse conmigo con sus comentarios y preguntas a: esclabiblia@gmail.com


220 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page