• Jorge E. Rodriguez

LA FELICIDAD DE ACUERDO A JESUS

Actualizado: nov 10



Mateo 5:1-12

Autor: Dr. Jorge E Rodriguez Sierra


INTRODUCCIÓN

Considere estas palabras y piense si estas se relacionan con la felicidad: Pobre / Llorar / Humildad / Padecer hambre y sed/ Perseguido / Acusado / Maltratado.

Ninguna de estas palabras se ha asociado con una persona que encontró la felicidad. La sociedad actual nos dice que la verdadera felicidad está en obtener triunfos, manejar carros y vivir en casas lujosas, tener cuentas de banco con grandes cantidades de dinero y realizar viajes a lugares distantes. Miles de personas se han entregado en cuerpo y alma para obtener bienes materiales, ¿pero en estos se encuentra la felicidad? La respuesta a esta pregunta por muchas personas famosas y millonarias es un rotundo no. ¿Entonces quién puede contestar a esta pregunta? La Palabra de Dios (Biblia) siempre ha tenido la respuesta, así que con cuidado exploremos en donde está la felicidad de acuerdo a Jesucristo.


EL SERMON DEL MONTE

El discurso de Jesús conocido como el Sermon del Monte esta registrado en los capítulos del 5 al 7 del Evangelio de Mateo, el cual lo inicia al referirles a sus discipulos una serie de bienaventuranzas, estableciendo en nueve cortas afirmaciones como el hombre puede encontrar el camino a la verdadera felicidad seguido del efecto que va a tener en la vida de los que eligen este camino. Leerlo en forma superficial parece no hacer sentido y lamentablemente ha sido mal interpretado y enseñado por mucho tiempo. Al leer con cuidado no es difícil identificar que Jesús esta hablando sobre la felicidad desde el punto de vista espiritual, solo asi puede ser correctamente interpretado.



BIENAVENTURADOS

Mateo 5:1-3

"Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos. Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo: Bienaventurados..."


Jesús en este sermón nos presenta cómo una persona puede ser bienaventurada. La palabra bienaventurado describe a una persona afortunada, alguien que experimenta una felicidad extrema, alguien quien recibe una bendición; una bendición es un deseo, expresión o regalo para beneficio de otro. Jesús nos enseña a través de estos enunciados en donde se encuentra la felicidad, esta consiste en tres cambios internos que lleva como consecuencia a cuatro cambios externos en la vida del hombre, además nos dice los efectos temporales que se experimentan en esta vida y los efectos eternos que esta felicidad va a dar.






A. LOS CAMBIOS INTERNOS

El camino hacia la verdadera felicidad empieza con tres cambios internos los cuales involucran que el hombre los entienda y los crea de todo corazón.



1. DECLARARSE POBRE

Mateo 5:3

"Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos."


El mundo nos dice que la felicidad está en la riqueza. Jesús dice algo totalmente contrario: ¿Quiere que el reino de los cielos sea suyo? Entonces necesita ser pobre, pero no está hablando de pobreza material sino del estado espiritual del hombre. Usted puede no tener dinero pero si se esfuerza y trabaja duro puede salir de esa situación, pero la pobreza espiritual no tiene solución, usted no puede hacer nada al respecto ya que las mejores obras que una persona puede llevar a cabo en su propio esfuerzo son descritas por el profeta Isaias asi: "Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia;..." (Isaías 64:6). Jesús afirma que la felicidad está en declararse en bancarrota espiritual y si usted lo hace entonces está listo para que el reino de los cielos sea suyo.


Declararse en pobreza espiritual implica reconocer que se ha desobedecido a los mandatos de Dios, es decir lo que el Rey David dijo de su condición: “ Porque yo reconozco mis rebeliones, Y mi pecado está siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, Y he hecho lo malo delante de tus ojos; ...” (Salmos 51:3-4) y el Apóstol Pablo al hacer un análisis de él mismo menciona: “Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí. Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; pero veo otra ley en mis miembros, que se rebela contra la ley de mi mente, y que me lleva cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Miserable de mí! ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? (Romanos 7:21-24). Al aceptar el hombre que es espiritualmente pobre es estar de acuerdo con lo que Dios afirma: “Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.” (Romanos 3:10-12), y: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,” (Romanos 3:23).


El paso inicial hacia la felicidad radica en aceptar su pobreza espiritual y entender que solo Dios le puede sacar de esa condición al ofrecer el perdón de sus pecados que Jesucristo le consiguió al derramar su sangre y morir en una cruz, como Pablo nos dice: “ pero Dios mostró el gran amor que nos tiene al enviar a Cristo a morir por nosotros cuando todavía éramos pecadores.” (Romanos 5:8 NTV) y el día que lo reciba como Señor de su vida entonces Dios le recompensará con una eternidad increíble. No reconocer esta pobreza le impedirá llegar al reino de Dios al concluir su vida en esta tierra.


Si usted no se declara pobre espiritualmente jamas podrá seguir en el camino que le lleva a la felicidad, este paso es el inicial y es esencial.


2. LLORAR

Mateo 5:4

"Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación."


El llorar es un acto que está relacionado con tristeza y con derrota, entonces ¿cómo puede el hombre ser feliz al llorar? Aquí Jesús al mencionar la palabra llorar no está hablando de un sentimiento superficial, esta expresión significa algo mas, es estar de duelo, se habla de un sentimiento profundo como consecuencia directa de aceptar la condición de pobreza espiritual que tenemos. ¿Cómo no llorar al reconocernos insuficientes ante Dios? La felicidad está en que al llorar por su estado espiritual, el hombre sera animado al recibir el perdón de Dios. Si usted no experimenta esta tristeza profunda nunca podrá recibir el consuelo que se encuentra en el perdón de Dios.


Muchas personas dicen haberse arrepentido pero, lo que hacen en realidad es solo pedir disculpas a Dios y esto es insuficiente, ya que es algo emocional y superficial, el llanto del que habla Jesús es uno que sale de lo profundo del alma al pedir perdón a Dios porque se hace responsable de cada uno de los pecados que cometió, solo así es posible encontrar el perdón de Dios. Aceptar la responsabilidad, admitir derrota total espiritual y demostrar un dolor inmenso por haber ofendido a Dios, es ver el pecado como Dios lo ve: “Pues la clase de tristeza que Dios desea que suframos nos aleja del pecado y trae como resultado salvación. No hay que lamentarse por esa clase de tristeza; pero la tristeza del mundo, al cual le falta arrepentimiento, resulta en muerte espiritual.” (2 Corintios 7:10).



3. MANSO - HUMILDE

Mateo 5:5

"Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad."


Cristo nos dice que la felicidad se encuentra en la mansedumbre, termino que se refiere a una persona humilde, amable. La mansedumbre consiste en dejar a un lado los conceptos erróneos y aceptar como verdad absoluta lo que Dios dice sin poner resistencia o tratar de debatir con El. Al aceptar la derrota espiritual el hombre entiende la necesidad de que Cristo sea el Señor y tome el control de su vida, el solamente será su seguidor y va a dejar que lo dirija. Esto tambien implica que el hombre va a dejar de creer que la eternidad se obtiene en sus propias fuerzas y logros, por intentar ser buena persona, por pertenecer a una religión o por cumplir con una serie de ritos religiosos, sino que la vida eterna es algo que Dios en su infinita misericordia regala a todo hombre que se arrepintió de sus pecados y cree en Jesús como su Señor y Salvador.


Para encontrar la felicidad se requiere humillarse ante Dios, hacer a un lado el ego y entender que ningún hombre se puede salvar por sus propias obras o méritos, por lo tanto la única opción es abandonarse totalmente a Dios, así lo afirma la Biblia cuando dice: “Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo. ” (Efesios 2:8-9. NTV ). Obtener esta felicidad de acuerdo con Jesús tiene como consecuencia una herencia eterna, la cual Dios dará en un futuro cercano: “y tenemos una herencia que no tiene precio, una herencia que está reservada en el cielo para ustedes, pura y sin mancha, que no puede cambiar ni deteriorarse.” (1 Pedro 1:4).




B. LOS CAMBIOS EXTERNOS

Los cambios externos son el resultado de haber experimentado ese cambio interno y estos son cuatro que son imposibles de ocultar o de que no se presenten en la vida de esta persona que ya creyó.



1. HAMBRE Y SED

Mateo 5:6

"Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados."


La felicidad de acuerdo a este mundo es estar saciados y satisfechos; por ello la mayoría de las personas piensan que la gente exitosa y feliz es la que tiene acceso a los mejores comidas y bebidas y a la abundancia de estos. Siempre nos presentan a la gente exitosa comiendo en los restaurantes más lujosos del mundo. Esta hambre y sed que Jesús menciona es tener un deseo profundo y una necesidad imperiosa de hacer lo recto y lo justo. Cuando el hombre se declara pobre, llora por su condición espiritual, se humilla ante Dios entonces le nace un deseo profundo de obedecer los mandatos de Dios, esto lo hace visible al amar a Dios y a su prójimo; el Apóstol Juan escribe: “ Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio.” (2 Juan 1:6) En consecuencia Dios se encargará de darnos su amor por siempre y este hombre va a quedar satisfecho: “Dios mostró cuánto nos ama al enviar a su único Hijo al mundo, para que tengamos vida eterna por medio de él.” ( 1 Juan 4:9).



2. MISERICORDIOSO

Mateo 5:7

"Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia."


Misericordia es no dar a una persona lo que en realidad sus actos demandan en consecuencia, Jesús en la parábola de los dos deudores nos muestra lo que es la misericordia: “El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.” (Mateo 18:27). Este mundo nos enseña que en la venganza se encuentra la satisfacción. Jesús nos dice la felicidad está en una actitud totalmente contraria, la cual consiste en responder con amor perdonando al que nos hizo daño. Si Dios perdona al hombre pecador ¿quién es este para no perdonar a su prójimo quien le ha ofendido menos? Si una persona ha experimentado el perdón de Dios, está extenderá un perdón semejante para quien lo haya ofendido.


No se puede dar lo que uno no tiene, por eso es imposible al hombre natural perdonar a su semejante ya que está desconectado de Dios y nunca ha experimentado su perdón ni su amor: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.” (Efesios 4:32), “... De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.” (Colosenses 3:13).




3. LIMPIO DE CORAZON

Mateo 5:8

"Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios."


El mundo nos dice que la felicidad y el placer está en hacer lo prohibido ya que da satisfacción instantánea. Jesús afirma en forma contraria que la felicidad está en tener un corazón que no ofende a Dios, que se somete a Él y obedece lo que las Sagradas Escrituras dicen: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí.” (Salmos 51:10). Todo lo que el mundo ofrece es efímero y en lugar de dar felicidad solo trae como consecuencia dolor, enfermedad y al final la muerte física y espiritual.


El rey David nos dice: “¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño.” (Salmos 24:3-4), en la carta a los Hebreos leemos:“Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.” (Hebreos 12:14).



4. PACIFICADOR

Mateo 5:9

"Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios."


El mundo nos dice que la felicidad está en conseguir lo que el hombre desea incluso empleando cualquier método sin importar si esto afecta a los demás. Esto es lo que conduce a conflictos y a enfrentamientos entre las personas. Jesús dice que la felicidad es todo lo contrario, la felicidad está en la paz, este estado solo viene al estar satisfecho con lo que Dios da y como consecuencia llevara al hombre a vivir una vida donde respeta a los demás, de esta forma mostrando amor al prójimo. Esto no habla de ser una persona mediocre o conformista, al contrario habla de estar de acuerdo con lo que Dios decide otorgar al hombre como consecuencia de ser diligente en su trabajo para que lo administre de una buena forma. Ser alguien que es amable, tranquilo, busca no caer en pleitos y busca que los demás no tengan pleitos, hará que la gente reconozca a este hombre como un hijo de Dios por su estilo de vida y su trato a los demás, como Pablo decía: “Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres; siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón.” (2 Corintios 3:2-3).




C. EFECTO TEMPORAL

Jesús ahora menciona dos efectos temporales en donde advierte el costo que tiene para aquellos que encontraron la felicidad de acuerdo a lo que ya estableció en su enseñanza y la recompensa que hay en ello. Estos efectos seran llevados a cabo por los enemigos del Evangelio.



1. PERSECUCION

Mateo 5:10

"Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, ..."


Un hijo de Dios no es aceptado en este mundo perverso ya que no vive bajo sus metas e ideales y su testimonio expone la condicion caida de los pecadores. Por ello el hijo de Dios será perseguido y sufrirá aflicción, Jesús advirtió: “Pero antes de todas estas cosas os echarán mano, y os perseguirán, y os entregarán a las sinagogas y a las cárceles, y seréis llevados ante reyes y ante gobernadores por causa de mi nombre. Y esto os será ocasión para dar testimonio.” (Lucas 21:12-13).


Algunas religiones interpretan en forma totalmente incorrecta esta bienaventuranza ya que solo leen bienaventurados los que padecen no tomando en cuenta las demas palabras de Jesús y creen que la felicidad se encuentra al padecer sufrimiento y por ello enseñan a castigarse a sí mismos al hacer cosas que causan dolor físico como caminar sobre sus rodillas, pero se equivocan ya que la felicidad no esta en el sufrimiento sino en ser fiel a Dios.



2. MALTRATO Y MENTIRA

Mateo 5:11

"Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo."


La consecuencia de vivir una vida íntegra y sometida a Dios en obediencia no implica que se va a tener éxito, fama, dinero o posesiones materiales, al contrario la consecuencia de seguir a Cristo es estar expuestos a una vida difícil donde los creyentes serán acusados, maltratados, perseguidos y hablarán mentiras en contra de ellos y por ello perderán su libertad, serán encarcelados, condenados incluso ejecutados, Jesús dijo: “El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y los harán morir. Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre;...” (Mateo 10:21-22).


Dios en su Palabra jamás prometió una vida con éxito material, al contrario Jesús mando: "... Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame." (Lucas 9:23). La vida del cristiano no será fácil y al leer la Biblia nos damos cuenta de ello al ver lo difícil que fue la vida de quienes se comprometieron a seguir a Dios; todos los discípulos y Pablo, con solo la excepción de Juan, murieron en forma violenta.



D. EFECTO ETERNO

Para cerrar las bienaventuranzas Jesús nos dice los efectos eternos que da este camino de la verdadera felicidad.


1. POSESION

Mateo 5:11

“… porque de ellos es el reino de los cielos.”

La persecución sera consecuencia de obedecer a Dios y la recompensa es la vida eterna. Seguir a Jesús tiene un precio alto y por ello muchos cristianos como Pablo han enfrentado la muerte con valentía y serenidad sabiendo lo que les espera al morir: “Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.” (2 Timoteo 4:6-8). Pablo sabia que al morir su destino era el reino de los cielos y ese es el mismo destino para todo aquel que creyó en Jesús como su Señor y Salvador. El tipo muerte o los años que viva una persona no definen sino en quien puso su fe.



2. GOZO

Mateo 5:12

"Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros."


Jesús afirma en forma contundente que a pesar de la persecución, la mentira y el maltrato que enfrenten en la vida, sus hijos van a experimentar una alegría extrema ya que al final del camino hay un premio y una recompensa que sera recibido en el cielo que es la vida eterna, cuyo único camino solo se encuentra en el perdón de Dios y en la reconciliación con Él que Jesús hizo posible al morir en la cruz.


Si los verdaderos creyentes de la antigüedad sufrieron, no hay razón para pensar que la vida del cristiano del día de hoy será fácil y sin problemas; pero al poner los ojos en Cristo, el consumador de la salvación del hombre pecador, Dios dará la fuerza y entereza para enfrentar la oposición de este mundo y se va a experimentar un gran gozo, no por sufrir sino al saber lo que les espera en la eternidad. Pablo hace referencia al profeta Isaias al decir: "Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman." ( 1 Corintios 2:9). Ante estas promesas cualquier persecución, maltrato y mentira dicha en contra del creyente pasan a un segundo plano y nada ni nadie le va a robar el gozo a los hijos de Dios.




ENCONTRANDO LA VERDADERA FELICIDAD

Jesús afirma que la felicidad no esta en nada de lo que este mundo ofrece, al contrario está en creer lo que Dios afirma sobre la derrota espiritual que el hombre tiene que le conduce a arrepentirse y le lleva a vivir una vida que va de acuerdo con lo que agrada a Dios como consecuencia de haber recibido su perdón. Solo Jesús es el que puede salvar al hombre del infierno y del castigo eterno: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.” (Hechos 4:12).


¿Cuál felicidad es la que estas buscando el día de hoy, la que el mundo ofrece o la que Jesús nos presenta? La decisión no debería ser difícil de hacer ya que no puedo creer que una persona desee para el si misma la condenación eterna que se va a experimentar en el infierno por la eternidad, pero el corazón del hombre es por naturaleza rebelde y prefiere consumirse en lo material despreciando lo que Dios ofrece. Cambian las recompensas eternas de Dios por el placer momentáneo que al final causa daño y dolor en esta vida y dará un pago terrible por la eternidad.


Si decide seguir el camino que Jesús presenta, la recompensa no la encontrará en este mundo sino en la vida eterna. ¿Está dispuesto a responder al llamado de Dios y a su invitación de ser feliz eternamente? Esta invitación es para todo hombre sin excepción, pero pocos son los que serán capaces de creer y recibirla, en palabras de Jesús: “Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” (Mateo 7:13-14).


Seguir a Dios tiene un alto costo pero la recompensa eterna será excepcional.



INVITACION

Lo invito el día de hoy a estar de acuerdo con lo que Dios dice, al hacerlo declarase en bancarrota espiritual, humillase ante Dios, pídale perdón por sus pecados y deje el control de su vida a Él permitiendole ser su Señor y Rey , esto le llevara a una transformación radical en su forma de actuar y finalmente sera libre de vivir una vida marcada por el amor a Dios y a su prójimo.


No sabe cuánto tiempo le queda antes de que la muerte lo sorprenda, no lo deje para después, Dios le está llamando el día de hoy.


Le animo a contactarnos con sus preguntas y comentarios: esclabiblia@gmail.com


8,224 vistas1 comentario

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now