• Dr. Jorge E. Rodriguez Sierra

Declarado Inocente


Declarado Inocente

Romanos 4:1-12

Autor: Dr. Jorge E. Rodriguez Sierra

Introducción

Pablo en su carta a los Romanos nos presenta un escrito donde inspirado por Dios nos dejó un tratado de teología muy completo. Pablo inicia afirmando que el evangelio es el poder de Dios para salvar al hombre por medio de la fe (Romanos 1:16), luego presenta en forma muy amplia la culpabilidad del hombre (Romanos 1:18-32), afirma que Dios juzgará sin hacer diferencia entre los hombres (Romanos 2), que la Ley sirve para comprobar que no hay hombre alguno que sea bueno (Romanos 3:1-20), y finalmente nos dice que Dios le regala al hombre su inocencia por medio de Cristo (Romanos 3:21-31). El capítulo 4 en sus primeros 12 versículos Pablo nos va a contestar dos preguntas que surgen de todo lo que ha estado escribiendo, la primera es cómo es posible que el hombre sea justificado y la segunda pregunta si la justificación es solo para los judíos.

¿Las obras pueden justificar? (Romanos 4:1-2)

Es importante iniciar explicando que es la justificación, este vocablo se origina en la palabra griega Dikaioo que significa declarado inocente, quitar culpa, libre de transgresión. Pablo presenta una primera pregunta, ¿como Abraham, de quien se origina la nación de Israel, pudo ser justificado? Los judíos conocían a la perfección su origen y esto los había llevado a creer que ellos eran una nación superior y mejor que las demás (Romanos 2:17-20) por lo que Pablo hace un análisis conciso pero muy completo de las dos vías que pudieron llevar a Abraham a conseguir ser declarado inocente. La primera vía que el hombre tiene para conseguir su inocencia es a través de hacer actos buenos. Si está es la forma de salir triunfante del juicio de Dios, entonces esto es conseguido por el hombre en su esfuerzo por lo que puede sentirse confiado y orgulloso, de está forma Dios no interviene en nada por lo que es un logro exclusivo del hombre.

Este es el camino de salvación que presentan las religiones que enseñan que al cumplir una serie de tradiciones hacen posible la salvación del hombre, por lo que exigen bautizarse, hacer obras buenas, entregar años de sus vidas al servicio de las instituciones religiosas y al final como no pueden ofrecer a sus seguidores la seguridad de que saldrán victoriosos empiezan a enseñar que tienen que depender de servicios religiosos especiales para que puedan conseguirles la entrada al cielo, creen en volver a la vida para intentar vivir una vida perfecta que les de la salvación, se bautizan por los que ya murieron y cientos de ideas que no tienen fundamento en la Biblia. La característica principal de todos los seguidores de estas religiones es que no pueden decir con plena seguridad cuál será lo que les pasara al enfrentar el Juicio Final, llegarán frente a Dios con todos sus logros y trataran de presumirlos para ver si con ellos les es suficiente para la vida eterna. Lo que estas falsas enseñanzas no pueden ni quieren creer es el veredicto de culpabilidad del hombre y piensan que con intentar es suficiente (Romanos 3:10-12, Romanos 3:23) pero al Biblia dice que la mejor obra que el hombre puede presentar a Dios es como un trapo sucio para Él (Isaías 64:6). La sentencia es clara para quien confía en sus obras ya que será desconocido por Jesús y terminaran separados eternamente de Dios (Mateo 7:21-23).

Para conseguir la justificación por está vía se tiene que vivir una vida perfecta sin haber cometido un solo pecado y esto es simplemente imposible ya que una sola mentira nos hace imperfectos, nos condena y nos llevará a terminar en el infierno (Apocalipsis 21:8).

Justificado por creer (Romanos 4:3)

Pablo no necesita muchas palabras para mostrar el único camino que en realidad da la justificación. Lo primero que hace es ir directamente a las Escrituras y cita Génesis 15:6 que lee lo siguiente: “Abraham creyó y fue declarado inocente”. Cuántos errores nos evitaríamos si la Biblia fuera nuestra única fuente de informacion. Pablo en estas pocas palabras nos afirma que la justificación es porque el hombre le cree a Dios, por lo tanto no tiene nada de que sentirse orgulloso, la salvación es un logro divino ya que solo Dios es quien intervino para otorgarlo al hombre (Efesios 2:8-9, Romanos 10:9).

El hombre se rehúsa a creer lo que Dios dice reemplazandolo con la idea de que es moralmente bueno pero la Ley de Dios muestra el fracaso total del hombre, su condición de pecado y apunta a Cristo como el único Salvador a todo aquel que crea en Él (Romanos 10:3-4, Gálatas 3:24, Romanos 3:28).

Obra vs. Fe (Romanos 4:4-5)

Si se pudiera conseguir la salvación por hacer obras buenas entonces está se convertiría en un pago que lleva a Dios a dar la salvación al hombre como si fuera una deuda, este camino es falso y lleva a la condenación eterna. El hombre que decidió creer en Dios y acepta que es pecador, entonces encuentra la justificación por medio de la gracia que Dios le otorga, esto implica recibir algo que no se merece, por lo que su salvación es por medio de la fe (Romanos 5:1, Efesios 2:8).

Pablo acude nuevamente a la Biblia para dejar totalmente en claro que la salvación no se obtiene por hacer actos buenos y para ello cita al Rey David que en Salmo 32:1-2 dice que son más que felices aquellos a quienes sus pecados son olvidados (Hebreos 10:17) por qué todo lo malo que han hecho Dios decidió perdonarlo (Miqueas 7:18). Lo que resalta en este pasaje es que el hombre no hace nada para obtener este perdón total de parte de Dios, con ello David nos afirma que la justificación es un acto divino y exclusivo de Dios donde el hombre no interviene (Romanos 8:33).

¿Quien es justificado? (Romanos 4:9-12)

Ahora Pablo presenta una segunda pregunta que busca saber si la justificación es solo para los judíos o también los gentiles tienen acceso a ella.

Lo primero que establece es que Abraham fue justificado por su fe, pero ahora quiere saber si este acto de Dios lo obtuvo teniendo la señal de la circuncisión o antes de ella. La respuesta es obvia Abraham creyó cuando Dios le habló y le ordenó que saliera de la ciudad Harán, pueblo idolatra al norte de Mesopotamia, para llevarlo a un sitio reservado donde establecería una gran nación a partir de su descendencia la cual sería conocida como Israel (Génesis 12:1-3, Hebreos 11:8). Mucho tiempo después Dios (Génesis 17:9-11) estableció con Abraham una señal con la cual todo varón sería circuncidado a los 8 dias de nacido, señal que les recordaría a los judíos la necesidad que tiene el hombre de ser limpiado espiritualmente y del convenio que Dios estableció con ellos. Esto demuestra que Abraham fue justificado antes de que fuera circuncidado, así que fue por fe y no por la señal que le identificaba ser parte de la nación de Israel. Pablo establece con esto que no hay diferencia entre los hombres, la salvación es para quien cree (Romanos 10:12-13, Gálatas 3:28, Colosenses 3:11). Ya no hay judíos ni gentiles porque todo hombre que cree en Jesús como el Mesías ahora pertenece a la familia de Dios porque Él lo hizo posible (Juan 1:12-13, Efesios 2:17-19).

¿Cual camino?

De acuerdo al Internet el día de hoy existen 4,200 religiones, pero en realidad solo hay dos grandes religiones las cuales se dividen en las que enseñan que la salvación se consigue a través del logro humano y la que establece que solo el logro divino a través de Jesús es el camino de la salvación. La Biblia es muy clara y firmemente dice una y otra vez que la salvación no la puede obtener el hombre por sus actos buenos o por pertenecer a una religión, al hombre le es imposible conseguir ser declarado justo por lo cual Dios en su amor lo hizo posible al enviar a su Hijo a morir en una cruz y pagar el rescate por los pecados que él hombre había cometido (Romanos 5:8).

Mi oración es que haciendo a un lado las ideas religiosas que no tienen fundamento bíblico y su ego que le impide reconocer su pecado, el día de hoy le crea a Dios y sea salvo por fe, la decisión es suya y de nadie más.

Le invito a comunicarse con sus preguntas y comentarios a: elbcomentarios@gmail.com


14 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now