• Dr. Jorge E. Rodriguez Sierra

Donde la Gracia y la Fé se encontraron


Donde la Gracia y la Fe se encontraron

Genesis 6:5-8

Autor: Dr. Jorge E. Rodriguez Sierra

Introducción

El dia de hoy las personas dicen tener fe pero la fe es exactamente lo que les falta y todo porque muy pocos saben lo que es la verdadera fe. La falta de interés en descubrir lo que Dios dice en forma muy clara en su Palabra ha llevado a que cada quien forme en su mente su propia opinión de quien es Dios y que es lo que demanda del hombre. Esto hace que el mundo establezca sus propias guías y estatutos que solo han llevado a destrucción, fracaso, proliferación del mal y la muerte. El regalo que Dios hace al hombre a través de su gracia es imposible entenderlo hasta que el hombre tiene una fe verdadera. La historia que dio origen a la construcción del primer navío en la historia de la humanidad nos da la oportunidad de conocer cuando la gracia y la fe se encontraron.

Sin lugar en donde ocultarse (Génesis 6:5)

El hombre siempre ha tenido la idea de que sus actos malos es capaz de ocultarlos y de está forma podrá evitar las consecuencias pero esto es un gran error. Quizás muchas personas no se den cuenta de las malas acciones de otras, pero jamas podran engañar a Dios ya que Él todo lo ve. La Biblia nos afirma que Dios prueba, revisa detenidamente y pone bajo la lupa a los hombres (Salmos‬ 11:4), conoce cuando se sienta y se levanta, sabe lo que piensa, aun no ha dicho la palabra y Dios sabe lo que va a decir, no hay lugar donde se pueda esconder de Él (‭‭Salmos 139:1-12).

No sólo Dios ve sino que juzga cada una de las acciones que el hombre lleva a cabo, las reconoce por lo que son (Romanos 3:23). En el tiempo de Noé la maldad era mucha y los pensamientos del hombre solo eran para hacer el mal, nada diferente a las acciones del hombre el dia de hoy. Dios dice enfáticamente sobre el hombre que nadie es bueno, que no hay justo, ni aun uno, no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno (‭‭Romanos‬ ‭3:10-12).

Arrepentido (Génesis 6:6-7)

Cuando la Biblia menciona que Dios se arrepiente significa que le causa un dolor profundo las acciones malas de los hombres y que ellos decidan oponerse totalmente a Él, esto refleja su carácter santo, limpio y puro. Dios es muy limpio y no puede ver el mal ni puede ver el sufrimiento (Habacuc 1:13) y Él demanda que el hombre deje de hacer el mal (‭‭Isaías‬ 1:16-17).

Dios es justo y él hombre no tiene excusa alguna para desobedecer y hacer el mal. Dios está molesto continuamente con quien practica el pecado (Salmos 7:11) y por ello en el tiempo de Noé decidió destruir a todo hombre y animal de la Tierra. En el concepto moderno que se tiene de Dios se cree que después de la resurrección de Jesús el hombre no será juzgado y que Dios cambió de parecer por lo que todo hombre tendrá la eternidad al lado de Él, esa línea de pensamiento ignora que en el último libro de la Biblia dice que Dios juzgará cada uno de los actos de los hombres (Apocalipsis 20:12-15) y se nos da la lista de quienes terminaran en el infierno incluyendo a toda persona que haya dicho una mentira (Apocalipsis 21:8), así de recto, limpio y estricto será el juicio de Dios.

Encontrando Gracia (Génesis 6:8)

Dios juzgo, declaró su sentencia y en medio de está apareció la gracia y le fue extendida a Noé, este hombre no hizo nada para ser merecedor de ella. La gracia se define como dar algo a quien no lo merece, este es un acto divino donde el hombre no interviene. La gracia de Dios se manifiesta con el objetivo de rescatar al hombre (Tito 2:11) y Noé fue rescatado no por sus méritos sino porque Dios así lo designó (Efesios 2:8-9). Noé no era perfecto ya que se emborrachó (Génesis 9:20-21), acto que es ofensivo a Dios ya que el que practica esto no entrara en el reino de los cielos (Gálatas 5:19-21). Noé era imperfecto, no merecía la gracia pero aun así Dios le extendió su salvación (Romanos 5:8).

La fe de Noé (Hebreos 11:7)

Noé recibió la gracia de Dios y en respuesta a ella Noé respondió con fe. ¿Que se la fe? La Biblia nos dice que la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve (Hebreos 11:1). Cuando a Noé se le ofreció ser rescatado tuvo que tomar una decisión. Este hombre decidió creer a Dios y en consecuencia de la gracia que recibió Noé se puso a trabajar (Tito 2:12) y empezó a construir el arca que le salvaría a él, a su familia y dos de cada especie de los animales (Génesis 6:13-14, 19-20). Por su fe Noé fue declarado por Dios como un hombre justo, ya que sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6). Creer en Dios siempre llevará a obedecer y en consecuencia el hombre terminará haciendo obras buenas (Efesios 2:10).

Muchas personas tienen fe pero no en Dios sino tienen fe en su fe y está fe es el resultado de lo que ellos quieren creer, lo que sus religiones les dicen y a esto le agregan pasajes entrecortados de la Biblia. Está amalgama de conceptos les lleva a crear una fe falsa que da lugar a un dios inventado que fue moldeado conforme a sus ideas erróneas. Esa fe no agrada a Dios, la verdadera fe es tomar la verdad de Dios escrita en su Palabra y creerla totalmente. Noé escuchó la invitación de la gracia de Dios, creyó y posterior a ello lo obedeció al pie de la letra, aunque él no sabía lo que era la lluvia construyó el arca (Génesis 6:22, Génesis 7:5), creer siempre conduce a obedecer y Noé agrado a Dios.

Intersección

Dios extiende al hombre su gracia en la persona de su Hijo Jesús que murió en una cruz pagando el precio del pecado del hombre (Juan 3:16), pero lo que Jesús consiguió solo será válido al hombre si este es capaz de responder en fe. De nada sirve un regalo si este no se recibe, si no se abre y si no se apropia de él. La muerte de Jesús, su resurrección, su promesa de la vida eterna sólo serán válidas si el hombre es capaz de creer lo que Dios dice del hombre, que es malo, que fracasó y que sus actos demandan su juicio justo condenandolos a la separación eterna de Él. Cuando esto se entiende el hombre afectado por está verdad solo tendrá una respuesta, se va a humillar ante Dios, se arrepentirá, permitirá que Jesús sea el Señor de su vida y pondrá su fe en Él, en consecuencia empezará a obedecerlo porque ama a Dios no por obligación sino por lo que hizo por él a pesar de no merecerlo (Juan 14:15).

Noé fue advertido por Dios y le ofreció rescatarlo, él creyó, en consecuencia obedeció y fue salvado de morir ahogado. Noé solo subió al arca y Dios se encargó de lo demás, así el día que usted se arrepienta y deposite su fe en Dios estará en la manos amorosas de Él y se encargará de conducirle a la eternidad al lado de Él.

Dios traza una línea hacia el hombre en donde ofrece su gracia y si el hombre responde con una fe verdadera, la línea de la gracia y la fe se encontraran. Si el hombre responde con una fe falsa, la línea de la gracia y de la fe jamás se llegaran a encontrar por lo que seguirán paralelas por siempre y el hombre no encontrará la salvación que Dios ofrece en la muerte y resurrección de su Hijo Jesús.

Dios le está ofreciendo su salvación y la decisión es suya, es algo personal. ¿Será capaz de responder con la misma de fe de Noé a la gracia que Dios le extiende? Mi oración es que usted pueda a la brevedad responder con una fe verdadera a la gracia de Dios y él día de hoy estas dos puedan encontrarse.

Le invito a contactarse conmigo con sus preguntas y comentarios a: elbcomentarios@gmail.com


33 vistas

© 2023 by Escudriñandolabiblia.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now